Abercrombie&Fitch

Abercrombie&Fitch: Un marketing muy cuidado

 

Mike Jeffries es el creador de uno de los conceptos de retail más destacados de los últimos años, Abercrombie&Fitch.

Aunque se fundó en 1892 por  David T. Abercrombie y Ezra Fitch en Albany, NY, como marca que vendía artículos de deporte en la naturaleza; acampada, excursión, caza, etc.  La compañía era conocida por vestir a algunos de los líderes más influyentes de Estados Unidos y a celebridades en sus excursiones deportivas.

En 1988, The Limited Inc. adquirió Abercrombie&Fitch y decidió resucitar la debilitada marca. The Limited había tenido éxito creando nuevos conceptos de tienda, como Express y Victoria´s Secret. Durante más de una década, Abercrombie&Fitch fue cuidadosamente reconstruida como un comercio de ropa para adolescentes por el CEO Mike Jeffries.

Jeffries inventó un nuevo concepto de tienda basado en vendedores guapos sin camiseta, música altísima, oscuridad, fuerte perfume… Y un gran poder de atracción sobre un público joven que participa en los ritos: esperar para entrar, para probar, para pagar, bailar y divertirse dentro de la tienda.

 

Abercrombie&Fitch

 

Su público objetivo perfectamente definido, jóvenes de entre 18 y 24 años que cuidan su cuerpo y son populares, y la forma en que esta cadena los hace sentir, pensar y hacer, construye unos valores de marca, criticados por muchos y adorados por quienes los comparten.

La fragancia de la tienda se asocia con chicos guapos, contratan sólo a gente atractiva porque, dicen, eso atrae a gente atractiva. El sexo vende… La música ruidosa ahuyenta a los padres y hace la compra más impulsiva… Todo para su público.

Abercrombie&Fitch

 

El marketing de Abercrombie&Fitch es muy interesante, sin hacer publicidad y sin ofertas especiales, la compañía depende de la experiencia comercial para definir su marca y también cuidan mucho su catálogo.

Sus tiendas se pueden oler y oír antes de acercarte a la puerta, cuentan con un manual que especifica hasta el más mínimo detalle de las tiendas; rociadas cada hora por la misma fragancia de hombre, ponen el mismo CD de música per-producida que es sustituido cada mes. El volumen se regula por la compañía y no se puede cambiar.

Su historia, su credo, sus rituales y reliquias generan una imagen de marca inconfundible.

Utilizan el marketing directo, el boca-oreja y la controversia para comunicar su mensaje, su CEO, Jeffries, fomenta la polémica con sus declaraciones.

[Total:0    Promedio:0/5]