innovar en tu comercio

Empieza a innovar en tu comercio

 

   La competencia es un problema para cualquier pequeño comercio, a no ser que tu hiperespecialización te lo permita, si los productos no están muy diferenciados tendremos que pelear… Tienes que empezar a innovar en tu comercio…

   Es aquí donde empezamos a necesitar ideas, ideas nuevas que nos hagan diferentes y, a ser posible, únicos.


     Aspirar a inventar algo totalmente nuevo puede llevarnos la vida, porque todo (o casi todo) está ya inventado, pero sí que podemos establecer relaciones entre elementos y conceptos, que ya existen, con el fin de encontrar nuevas combinaciones (mejoradas) de estos elementos.


     Cualquier persona, inquieta y curiosa que quiera mejorar lo que le rodea, tiene todas las cualidades necesarias para generar ideas, no es necesario haber nacido “creativo”.


     Por tanto si necesitas aportar innovación a tu comercio no tienes excusa, tienes todo lo que necesitas para empezar a innovar en tu comercio.


     El proceso de generación de ideas comienza por conocer el reto o problema que se nos presenta.

 


     A partir de aquí el proceso tendría dos fases:

 

La Generación de Ideas: donde lo importante es aportar tantas ideas como sea posible, no existen ideas malas, absurdas o surrealistas, todas valen.

La Síntesis: donde las ideas se comentan, se combinan, evolucionan y finalmente se escogen las más viables.

 


     En el proceso de Generación de Ideas, el equipo, que en tu caso puede estar formado, incluso, por familiares y amigos (haciendo de este proceso algo divertido, ya sabes que buscamos cosas sencillas), debe generar tantas ideas como sea posible, para ello puedes ayudarte de herramientas como éstas:

 


     1. Brainstorming: Se trata de una lluvia de ideas que focalizamos en el problema o reto inicialmente planteado, cuanto más claro y conciso sea el foco, mejores resultados obtendremos.


      Es importante apuntar todas las ideas que surjan, será más divertido y visual si utilizas un panel en la pared o una pizarra.


      Las reglas básicas serían:


           – Cuando uno habla, todos escuchan.

           – Prevalece la cantidad.

           – Construir sobre las ideas de otros, aportando visiones distintas.

           – Ser visuales, los dibujos o diagramas sirven para explicarse mejor.

           – Mantener el foco.

           – Aplazar el juicio, no se debe criticar ni desechar ninguna idea.  

 


     2. Hibridación por Agregación: Es otra forma de generar ideas conectando la esencia de un negocio con piezas dispares que generen conexiones improbables.  


         Sería A + B = C (Donde B sería tu negocio), si tienes una floristería (B) y añades vestido (A), (C) podría ser un ramo con tela o un vestido con flores naturales, etc.


         Se trata de innovar con lo que tienes en tu tienda, con lo que está a tu alcance.

 


     3. Hibridación por Traslación: Aplica soluciones de un sector a otro, por ejemplo, en lugar de la típica máquina expendedora de bebidas frías hablamos de una máquina expendedora de pan caliente.

 


     4. Hibridación por Síntesis: Supone mezclar conceptos antagónicos para crear una nueva realidad, por ejemplo, sopa fría o bebida sólida (Técnica muy utilizada en El Bulli).

 


     Hay muchas más técnicas, pero lo importante es que veas que puedes innovar con lo que tienes, que cualquier tienda pequeña puede adaptar lo que hace a nuevas oportunidades y hacer cosas diferentes, evitando la “visión de tunel” que no nos permite ver más allá de lo obvio y de lo que todo el mundo hace.

 


     Evidentemente la cosa no acaba aquí, seguiríamos con los siguientes pasos:

 


     1. Selección de ideas: Donde se filtran aquéllas con un mayor potencial de desarrollo, según tres criterios:

La idea más innovadora, desde la perspectiva del mercado sería la más novedosa.

La idea más viable, desde la perspectiva del negocio sería la más factible (no sólo económicamente, sino también técnicamente y por tiempo).

La idea más deseable, desde la perspectiva del usuario sería la más atractiva.

 


     2. Prototipar y probar: El último paso sería desarrollar ese nuevo producto/servicio y probarlo en el mercado.

 


     El “Producto Mínimo Viable” te permitirá hacer un lanzamiento de ese producto/servicio con un mínimo de características para comprobar, cuanto antes, si la idea tiene aceptación en el mercado y poder recoger información  por parte de los usuarios para aprender y mejorar el producto final.


     No te quedes aquí, intenta ponerlo en práctica, toma prestadas ideas que te interesen y trabaja sobre ellas. Un comercio es algo vivo, en constante evolución y los pequeños cambios que puedas introducir pueden suponer una gran diferencia que se convierta en el combustible que necesitas para afrontar el futuro. Empieza a innovar en tu comercio…

 

Puedes acceder aquí a descargar el Plan de Acción para los próximos meses.

[Total:1    Promedio:5/5]