técnicas de coaching

Técnicas de Coaching: Haz realidad tus sueños

 

Todos tenemos sueños, aspiraciores, ambiciones, deseos, metas, anhelos, proyectos… Y las técnicas de Coaching nos ayudan a hacerlos realidad.

El problema de los sueños es que son lejanos, imprecisos y demasiado grandes como para encontrar un ratito en nuestra ajetreada agenda para abordarlos. Así que lo más probable es decir “cuándo tenga tiempo…”, “el día de mañana…”, “cuándo pueda…”, en fin, que se quedan en nuestra imaginación, a veces sin ni siquiera ser plasmados en un triste trozo de papel.

Así será difícil que se hagan realidad, pero que pasaría si, armados de lápiz y papel, dedicamos una tarde a hacernos unas preguntas, seguro que puedes dedicarle una tarde a tus sueños, sólo hay que proponérselo, puedes empezar ahora mismo.

Dos sugerencias antes de empezar:

Cómete el elefante a bocaditos, ya sé que los propósitos suelen ser demasiado grandes para abordarlos de una sóla vez, pero si los divides en pequeñas etapas, más fáciles de alcanzar, empezarás a verlo posible y estarás más motivad@ para dar el primer paso y ponerte a ello.

Confía en ti, tu actitud es la base, comprométete con tu meta, aclara tus ideas y sé valiente para actuar, en el fondo sabes que puedes hacerlo, sé coherente con tus pensamientos.

 Si ya estás decidid@ a hacer realidad tus deseos estos pasos te lo ponen más fácil, hazte estas preguntas y escribe las respuestas:

¿Qué quiero conseguir? Identifica claramente tu meta, a dónde quieres llegar exactamente, define de forma sencilla ese “lugar” que te hace sonreir cuando piensas en él.

¿Cuál es tu situación actual? ¿Qué obstáculos o limitaciones internos y externos te detienen? Piensa en tu realidad actual.

Ahora baraja tus opciones y selecciona la mejor ¿Cuál puede ser el primer paso? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada opción? ¿Cómo puedes combinarlas para obtener mejores resultados?

Después de la reflexión viene la acción, así qué… ¿Qué vas a hacer? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Desde luego ahora estás mucho más cerca de que tus sueños se cumplan que cuando estaban sólo en tu mente o vagamente compartidos con alguien de confianza. Empieza por la primera acción que hayas programado, hazlo con pasos de bebé pero con constancia, verás cómo la meta se acerca cada vez más.

Y para acabar de insuflarte moral, una bonita historia:

 Cuentan que en una aldea perdida en lo más hondo de la selva del Amazonas había un joven que todas las noches de Luna llena cogía su arco y sus flechas y se iba a cazar. Su objetivo era muy difícil porque estaba empeñado en disparar sus flechas hacia la Luna para alcanzarla.

     A pesar de las burlas de sus compañeros, el joven insistía noche tras noche en su empeño de alcanzar el trofeo de sus sueños. Lo cierto es que cada vez lanzaba las flechas más lejos, pero lamentablemente la deseada Luna seguía lejos de su alcance.

     Un buen día el jefe de la tribu decidió casar a su hija. Deseaba para ella un guerrero poderoso capaz de defenderla y sucederle a él en la jefatura, y entre todos los jóvenes de la aldea no sabía por cual decidirse. Entonces, para saber cuál de los candidatos era el más fuerte se le ocurrió lo siguiente: organizar un campeonato de tiro con arco para ver quién lanzaba las flechas más lejos y con más precisión; de esta forma aseguraba el sustento y la seguridad de su hija.

     Seguro que adivinas quién ganó el campeonato: el joven con mayor habilidad y destreza fue el que se entrenaba cada noche en lanzar sus flechas al objetivo más distante y difícil. Nunca pudo imaginar que ello le beneficiaría para ser el ganador de la prueba sucesoria ideada por el jefe.

     Puedes estar convencido de que tiene muchas más probabilidades de llegar lejos quien se empeñe en alcanzar una estrella que aquel otro que, de partida abandone al pensar: “mi meta es imposible y no vale la pena intentar alcanzarla”. 

[Total:0    Promedio:0/5]