ikea

Ikea: Bienvenido a la república independiente de tu casa

 

     Ingvar Kamprad nació en 1926 y a los 17 años su padre le dio una cantidad de dinero por sacar buenas notas. Ingvar lo invirtió en la creación de lo que acabaría siendo Ikea.

     El nombre viene de las iniciales de Ingvar Kamprad y las primeras letras de Elmtaryd y Agunnaryd, la granja y la aldea de Suecia donde creció.

     Empezó vendiendo cajas de cerillas y fue ampliando su negocio con otros productos. Cuando superó su capacidad de atender a sus clientes de forma individual empezó a enviar mercancía por correo y alquiló la furgoneta del lechero del pueblo para hacer entregas.

     En 1947 introdujo los muebles de fabricación local en su linea de productos y en 1953 abrió la primera tienda de muebles.

     A los pocos años inventó, con uno de sus diseñadores el sistema de embalaje plano -Flatpack- El resto ya lo conoces.

     El objetivo de Kamprad es hacer accesibles los muebles a cualquiera, y está claro que lo hace muy bien.

ikea

De Ikea es prácticamente imposible salir sin compra… pero esto no es casualidad…

Su estrategia de marketing es algo muy pensado.

Basada en productos de cierta calidad, diseño, estilo, sencillez y funcionalidad, a precios asequibles, hacen posible redecorar la casa cuanto se quiera, con diseños modernos.

Posicionado como de precios low cost en un sector donde los precios suelen ser altos, basa sus bajos costos en diseños propios y acuerdos cerrados con proveedores que fabrican en Asia. Incluso dispone de bosques propios para autoabastecerse.

Sus grandes locales en polígonos alejados del centro, así como el ahorro en el transporte y montaje de los muebles, hacen posibles sus competitivos precios.

Su visual merchandising no puede ser más efectivo, los pasillos serpenteantes te obligan a fijarte en todos los productos y caer en la tentación.

Las ofertas irresistibles hacen más de lo mismo. Las grandes bolsas presentes durante todo el camino, nos dejan las manos libres para seguir comprando. El lápiz, el metro y el papel suponen una experiencia DIY (Hazlo tu mismo).

Las estancias perfectamente decoradas y la reproducción de pisos de distintas medidas, hacen al cliente querer emular en su casa todos los detalles de lo que ve y adquirir los complementos.

Incluso el nombre de los productos nos los muestran más cercanos y la cafetería permite reponer fuerzas y decidir compras.

Su mayor herramienta de promoción es su famoso catálogo, tremendamente efectiva en su presentación, más como revista de decoración y tendencias que como medio promocional. Sus anuncios en Televisión aportan también innovación a su imagen de marca y demuestran tener muy claro quien es su cliente.

Su presencia en Internet también es muy potente. Toda una experiencia para el usuario que supone pasar un rato de ocio… Pero nunca con las manos vacías.

[Total:0    Promedio:0/5]