importancia internet

Cuántas veces te has preguntado sobre la importancia de Internet.

Tienes un pequeño negocio local y los recursos, tanto económicos como de tiempo, no te sobran.

Tener presencia en Internet consume recursos que, en muchos casos, los pequeños negocios no ven recompensados.

Así que te preguntas cuáles son las razones para tener una página web o presencia en Redes Sociales.

En realidad lo que quieres saber es qué le va aportar todo esto a tu negocio.

¿Vas a vender más por tener una página web?

¿Vas a tener más clientes por ser activo en Facebook?

Creo que la respuesta no es un sí rotundo como cabría esperar.

No vas a tener más clientes ni a vender más simplemente por estar en Internet.

Pero si tienes claro para qué estás en Internet, qué quieres conseguir con ello y cómo alcanzarlo, entonces la presencia online será un gran aliado para llegar a más clientes y vender más.

En este artículo vamos a desarrollar este tema para que puedas hacerte una idea de la importancia de seguir una estrategia en Internet y de lo inútil que puede resultar estar por estar.

La presencia en Internet no es muy diferente de abrir un negocio en una calle de tu localidad.

Lo único que cambia es el medio, que en este caso es virtual.

El funcionamiento de un negocio online es exactamente el mismo que el de un negocio tradicional: encontrar personas interesadas en lo que ofreces que compren esos productos o servicios.

La diferencia está en las herramientas, una página web será el equivalente a un local comercial y un blog podría equipararse a una publicación del sector, por ejemplo.

Las opciones para tener presencia en Internet son muchas, puedes tener una web, blog, canal de youtube, tienda virtual…

Tambien presencia en redes sociales.

Dependiendo de cuáles sean tus objetivos tendrás que elegir una forma u otra de comunicación con tu público.

Evidentemente, para tomar está decisión deberás valorar cuáles son los medios más utilizados por tu público objetivo.

No es lo mismo que quieras tener presencia online para generar confianza y hacer marca, que para que puedan localizarte de forma local.

Tampoco será lo mismo que te dirijas a un público de cierta edad que a uno joven.

Por tanto, la selección de los medios que vas a utilizar en Internet dependerá de a quién quieres llegar y con qué fin.

Sin tener esto claro, puedes estar malgastando recursos sin obtener resultados reales, porque no podrás elegir los medios más idóneos para lo que quieres conseguir.

Por lo demás, estas herramientas pueden suponer un gran refuerzo para un negocio físico si te planteas los pasos adecuados:

Z

Antes de abrir tu negocio físico has tenido que plantearte una serie de cuestiones que también tendrás que planear en Internet.

Igual que en un negocio tradicional, en Internet se requiere planificación.

Saber qué necesidades satisfaces, a quién y cómo vas a llegar a ese público.

Y tomar decisiones, siempre con unos objetivos claros en mente.

Tienes que definir cómo puede ayudar tu presencia digital a tu negocio físico.

No estamos hablando de crear un e-commerce para comercializar online tus productos o servicios, sino del valor de internet como complemento a tu estrategia offline.

Necesitas una estrategia online que te ayude a cumplir tus objetivos.

Para perfilar esta estrategia tendrás que plantearte una serie de cuestiones sobre:

 

  • Tu negocio: Lo que haces, cómo lo haces y por qué, cuáles son las mayores dificultades a las que te enfrentas para vender, cuáles son tus fortalezas, las amenazas exteriores y cuáles pueden ser tus oportunidades. Revisa aquí tu análisis DAFO.

 

  • Tu competencia: quién es, qué hace, dónde se encuentra, qué tipo de clientes tiene.

 

  • Tus clientes: quien es tu público objetivo, donde está, que le gusta, cómo encontrarlos, cómo puedes ayudarlos, para qué necesitan tus productos o servicios.

 

A partir de estas respuestas podrás ir definiendo tu estrategia.

¿Qué quieres conseguir con tu presencia online?

No es lo mismo que quieras atraer clientes a tu establecimiento, generar confianza entre tus clientes, darte a conocer o vender directamente.

Según la situación en que te encuentres y tus objetivos, tendrás que definir las acciones que más te convienen, las plataformas más adecuadas y las herramientas más eficaces para conseguirlos.

Z

Igual que al abrir tu negocio físico te pensaste mucho el local idóneo para establecerte, lo mismo ocurre en el mundo digital.

Sabes que la ubicación del establecimiento puede ser determinante para el éxito de tu negocio, por lo general una ubicación visible para muchas personas se traduce en más ventas.

Lo mismo ocurre en Internet, no es lo mismo que tu web o blog esté alojada en un sitio gratuito, que en uno de pago, y entre éstos también existen diferencias.

Por tanto, a la hora de elegir el hosting de tu negocio tendrás que tomar la decisión como si eligieras la ubicación de un negocio físico.

Esta especie de local virtual que puede ser una página web, un blog o un canal de Youtube, tiene que cumplir la función que tú quieres que cumpla, ya sea convertir visitantes en clientes, ser un medio de comunicación con clientes potenciales, generar confianza y hacer marca o cualquier cosa que vaya a ayudar a tu negocio a obtener mejores resultados.

Pero en ningún caso será su función poder decir que ya tienes una página web… Hala, casa!!!

Z

Del mismo modo que en tu negocio físico tienes un nombre, un logo y unas señas de identidad, también deberás hacerlo al definir tu presencia en internet.

Tu nombre comercial en Internet será tu dominio y es importante que sea un dominio propio.

Z

Una vez elegido el medio adecuado, su diseño es como la decoración de tu establecimiento, si has elegido una web para dar a conocer tu negocio físico, el ambiente que quieres transmitir en tu tienda debe ser similar en la web.

Tu página de inicio es tu escaparate al mundo, donde debes definir a quien te estás dirigiendo y qué le ofreces.

El diseño web será el ambiente de la tienda, a través de los colores, la tipografía, los textos, las imágenes, etc., el visitante de tu sitio se lleva una impresión de lo que haces.

Por supuesto, esta impresión puede ser mejor o peor, de ahí la importancia de hacer las cosas bien.

Lo mismo ocurre con la experiencia que quieres que vivan tus clientes, esta web puede ser la primera toma de contacto con tu negocio y debes transmitir tus valores, tus diferencias y conectar emocionalmente con tu público para despertar su atención y su interés.

Es tu tarjeta de presentación, así que debes valorar si te convienen plataformas gratuitas que posicionan mal, sin dominio propio o llenas de publicidad, o algo más profesional.

Al igual que tu página de empresa, también tendrás que cuidar tu presencia en las redes sociales.

Seleccionar donde vas a estar, tener buenas fotos, contenido interesante, mantenerlas actualizadas…

Y siempre tener presente que en las redes sociales estás de prestado, es decir, siempre vas a estar sujeto a sus normas, a sus cambios de política, los datos de tus seguidores pertenecen a Facebook, Twitter o Google, no son tuyos.

Las puedes aprovechar para comunicarte, llamar la atención y compartir contenidos, pero si no tienes un sitio propio la labor comercial se complica.

Z

Una de las ventajas de tener presencia online es que cualquiera con acceso a Internet puede visitar tu plataforma desde su portátil o su móvil.

Pero esto no es tan sencillo…

Igual que un negocio físico tendrá más tráfico de clientes cuanto más visible sea su localización, en internet comienzas siendo invisible.

Es como si situaras tu establecimiento en un callejón sin salida a las afueras de un pueblo.

Si no conocen tu dirección nadie te encontrará.

Por eso resulta tan frustrante para muchos negocios su presencia en Internet.

Tienes un buen producto y has creado una web muy guapa pero no notas ningún resultado.

Claro, no basta con eso…

Lo que necesitas es que la gente visite tu sitio, pero además necesitas que quien te visite sean personas interesadas en lo que ofreces.

Y conseguir esto no es fácil en absoluto.

Piensa en todas las plataformas que hay en Internet similares a la tuya, la competencia es mucho mayor que en la calle donde tienes tu negocio físico, que en la zona donde se encuentra, que en la ciudad donde está situado.

Dicen que si quieres esconder un cadaver puedes hacerlo tranquilamente en la segunda página de Google.

Así que, cuando alguien busca lo que tu ofreces tienes que aparecer en la primera página si quieres obtener resultados.

Z

Para conseguirlo tendrás que definir las herramientas que vas a utilizar para promocionar tu negocio.

Igual que en el mundo físico puedes optar por un anuncio en un periódico, enviar folletos o hacer una fiesta de inauguración, el mundo online te permite grandes herramientas de publicidad para las que tienes que tener dispuestas tus plataformas..

Puedes optar por herramientas gratuitas como contenido de calidad, Seo, redes sociales…

O de pago como Adwords, Facebook Ads, banners, etc.

Por supuesto, si quieres que esas visitas se queden en tu sitio y se enteren bien de lo que ofreces, tu plataforma tendrá que tener una velocidad de carga adecuada, estar optimizada para ser visible en móviles, contar con una buena usabilidad, etc.

También puedes utilizar la plataforma como un nuevo canal de atención al cliente para resolver dudas a través del email…

Y una fuente de información y recopilación de datos sobre tus clientes, que te ayudará a entenderlos mejor y ofrecer un mejor servicio.

Con todo esto queremos demostrarte que tener una web estática no sirve de mucho.

En la actualidad necesitas una presencia en internet activa, con canales de comunicación dinámicos y capaz de posicionarse en los primeros resultados de Google.

Suplir una página propia por una página en Facebook, tampoco es efectivo porque, como decíamos, no tienes ningún control sobre ella.

Lo ideal es crear una combinación de plataformas que se retroalimenten, para resultar visible ante tu público y poder transformar tu presencia digital en resultados para tu negocio físico.

Por qué tienes que estar en Internet

Con todo lo dicho no quiero que te desmoralices.

Sé que muchas veces lo digital supone un gran reto y genera inseguridad, pero que no sea tan sencillo como muchas veces se pinta, no quiere decir que no pueda resultar tremendamente eficaz.

En realidad, tener presencia digital es una gran ventaja para un pequeño negocio físico.

Primero, porque mucha de tu competencia directa no está en Internet de una forma efectiva y eso te beneficia.

Y, por otro lado, porque es el futuro y cuanto primero te vayas adaptando tanto mejor.

Además, Internet aunque sea un medio global funciona muy bien en lo local.

Sabiendo esto, internet puede facilitar el aumento de clientes en un negocio local.

Ten en cuenta que el 40% de las búsquedas que hace la gente en Google se refieren a una zona local concreta.

Son, por ejemplo, casas rurales en Santander, comida casera en Vigo, peluquerías Barcelona, vestidos de fiesta en Cadiz, dentista Gijón…

Se busca por provincias, por ciudades e incluso en ciudades grandes, por barrios.

Por tanto, para un pequeño negocio puede resultar muy rentable aparecer ante esa gente que te está buscando y está muy cerca.

Además, Google siempre busca darle la mejor respuesta al usuario, de modo que aunque no se incluya la ciudad dentro de los términos de  búsqueda, Google mostrará los resultados más cercanos al usuario.

Con los smartphones y la geolocalización tu negocio puede ser visto por el cliente, antes en su pantalla que en la acera de enfrente.

Pero, además de aparecer cuando te buscan, hay otras razones por las que debes tener presencia digital:

Reputación o imagen de marca.

La reputación online y la offline son complementarias y se refuerzan mutuamente.

Ten en cuenta que muchos de tus clientes dan por hecho que dispones de un sitio web como mínimo, donde puedan recabar información sobre tu negocio: horarios, preguntas, reservas…

Si te buscan y no apareces, pueden encontrar a tu competencia.

Además, a partir de internet y de la información sobre lo que quieren o necesitan tus usuarios, puedes crear nuevos servicios que les resulten más cómodos, un blog para compartir información que les resulte útil e interesante, una tienda online o una comunidad donde puedan compartirse experiencias.

Se abre ante ti una variedad de alternativas, que apoyan tu actividad comercial y te acercan a tus clientes.

Para conocer a tus clientes, internet es una herramienta ideal porque recabar información a través de los datos sobre el tráfico de tu web o las herramientas de marketing es muy sencillo.

Toda esta información te ayudará a segmentar a tu clientela para ofrecerles productos o servicios mucho más específicos, aumentando así la eficacia de tus ventas.

Otro aspecto destacado de Internet es que te permite mejorar la comunicación y la atención al cliente.

Las redes sociales o los chats son algunas de las herramientas que puedes utilizar para aumentar los canales de atención y fidelización del cliente.

Evidentemente, internet también puede abrirte las puertas a nuevos mercados y nuevos consumidores.

Cómo definir tu presencia en Internet

Si tenemos claro por qué queremos tener presencia en internet y para qué vamos a utilizar el medio online, ya estamos más cerca de poder definir lo que necesitamos para conseguir nuestro propósito.

Dependiendo de nuestros objetivos podemos elegir unas herramientas u otras, así como definir posteriormente que acciones vamos a llevar a cabo en cada una de nuestras plataformas.

Por adelantado te digo que no pretendas hacerlo todo y estar en todos los sitios habidos y por haber.

No vas a tener tiempo ni ganas para tanto.

Piensa dónde está tu cliente y a partir de ahí utiliza los medios adecuados para comunicarte con él y empieza usando lo indispensable para complementar esa comunicación.

Opciones muchas, vamos a ver las más comunes:

Una Página Web:

Por muy pequeño que sea tu negocio una página web te va a servir, como mínimo, para explicar qué ofreces y dónde se encuentra tu establecimiento, tus horarios, algunas muestras de productos o servicios, recomendaciones u opiniones de clientes, etc.

Además, podrás aparecer cuando un potencial cliente busque lo que tú ofreces.

Para quien ya te conoce supone un refuerzo de confianza.

Es preferible que cuentes con una plataforma que puedas gestionar tú mismo, como WordPress, Joomla, etc.

De esta forma podrás hacerla más dinámica, al actualizarla y poder compartir contenidos con tus usuarios.

Por supuesto, tendrás que tener en cuenta que la página esté adaptada a dispositivos móviles y ofrecer opciones para que los usuarios puedan compartir contenidos en redes sociales.

Google My Business es una buena opción para un negocio local.

Incluye información de tu negocio en la búsqueda de Google, en Maps y en Google+.

No necesitas tener una página web para utilizarla pero en este caso, como ya hemos comentado, estarás de prestado y dependerás de las condiciones que Google imponga en cada momento.

Un Blog:

Un Blog integrado en la web te va a permitir llevar a cabo otras estratégias.

Al poder incluir contenidos o información, estarás aportando valor a tus clientes y dando dinamismo a tu web.

Además, es necesario para el posicionamiento natural en los buscadores y una fuente de entrada en tu web.

También resulta muy útil para compartir contenido de valor en redes sociales.

Pero requiere tiempo y dedicación para mantenerlo activo.

Sin duda, resulta un complemento ideal para un negocio de servicios, porque te permite explicar lo que sabes y aportar valor a tus clientes.

Si te lo estás pensando ya hemos hablado de cómo crear un Blog.

Redes Sociales:

Teniendo en cuenta lo que sabes de tu público, tendrás que elegir la red o redes que más utilizan.

Más que una herramienta comercial, las redes son una forma de crear una comunidad en torno a tu negocio, donde tu público pueda participar, disfrutar de contenidos interesantes y dar su opinión.

Evidentemente, también puedes utilizarlas para invertir en publicidad.

Facebook es la red con más usuarios, un lugar donde la gente está entre familia o amigos, busca opiniones o se acerca a determinados negocios que le resulten interesantes.

Resulta también una plataforma muy atractiva a la hora de acercarte de una manera muy segmentada a tus clientes, al poder elegir, por ejemplo, a personas que residan en tu ciudad, con una edad determinada y que además muestren ciertos intereses.

Pero ten siempre en cuenta su contenido más lúdico.

Twitter es una herramienta donde resulta muy fácil hacer contactos profesionales, con proveedores o con otros negocios con los que colaborar.

Además, supone otro canal de atención al cliente que muchos usuarios utilizan.

Por supuesto, existen otras redes de menor impacto pero que pueden tener un atractivo especial según tu negocio, Pinterest o Instagram pueden ser un buen escaparate para tus artículos.

Canal de Youtube:

La importancia del video cada vez se pone más de manifiesto.

Youtube ya es uno de los principales buscadores.

Imagínate el potencial que tiene crear pequeños videos con consejos profesionales.

Cómo se hace un determinado plato si eres un restaurante, cómo cuidar el cabello si tienes una peluquería, cómo arreglar una cisterna si eres un fontanero, las obras que has realizado si te dedicas a las reformas o una pasarela de moda infantil, de ropa de fiesta o de sombreros…

Contar con un canal de youtube para colgar pequeños videos útiles, donde des a conocer tu actividad y tu experiencia y además compartas tus conocimientos, te puede hacer llegar a más clientes.

Directorios:

Las Páginas Amarillas o QDQ también son lugares donde la gente busca negocios de su zona.

Es una forma gratuita de dar visibilidad a tu negocio mucho menos diferenciada que las anteriores, pero puede resultar interesante.

Técnicas para que tu presencia en Internet se traduzca en resultados reales

Ya hemos visto las razones por las que un pequeño negocio debe estar en Internet y las opciones que tienes para conseguir resultados según tus objetivos.

Pero como ya comentamos, eso no es todo, no basta con tener una web para que te encuentren.

Además, necesitas complementar esas herramientas con una serie de técnicas que te empujen hacia los primeros puestos de Google.

La web o el blog están muy bien para quien te busca directamente, porque ha oido hablar de ti o ha pasado por delante de tu establecimiento y estaba cerrado, así que te busca en Internet.

Pero quien está buscando el producto o servicio que tu ofreces y no te conoce, seguirá sin hacerlo a no ser que en su búsqueda aparezcas en los primeros resultados de Google.

Algunas de estas herramientas que debes tener presentes son:

$

SEO:

Para impulsar tu plataforma digital a los primeros lugares de Google de una forma natural, tendrás que hacer SEO.

Esto supone añadir ciertas palabras clave en los textos de tu web.

Las palabras clave son aquellas que le dicen a Google qué haces, dónde estás, a quién te diriges, etc.

De esta forma cuando una persona introduce una búsqueda en Google, éste le ofrecerá los resultados que más se adapten a su búsqueda.

Por ejemplo, si alguien busca peluquería extensiones Leganés, Google le mostrará aquellos resultados que contengan esas palabras.

Si has introducido estas palabras en tu dominio, en títulos de la web, en contenidos, en fotos, etc., Google sabrá que eres una respuesta a esa búsqueda.

$

Marketing de Contenidos:

Si has optado por insertar un Blog dentro de tu página, podrás crear contenidos útiles para tus clientes que también ayudarán a posicionar tu página en Google.

Si alguien busca distintas formas de ponerse un pañuelo y tú has hecho un artículo sobre el tema y has introducido las palabras clave, ante esa búsqueda podrás aparecer.

En realidad, no tienes ninguna garantía de aparecer en los primeros puestos porque tu competencia también hace lo mismo y el SEO se compone de muchos otros aspectos, pero tienes que saber que esto existe y que por eso una página estática puede resultar inútil.

$

Publicidad Online:

Otra forma de posicionarse en los primeros puestos de Google es pagando por aparecer mediante Google Adwords.

De esta forma cuando alguien busque vestido de novia en Valladolid, aparecerá tu anuncio invitándola a visitar tu tienda y ofreciéndole un incentivo para que lo haga.

También puedes hacer publicidad a través de Facebook Ads, la característica principal de esta herramienta es la posibilidad de dirigirte a un público muy concreto.

No te estarán buscando en ese momento, pero si están interesados en clases de pintura, por ejemplo, y apareces en su muro ofreciendo una clase gratis para iniciarse en acuarela, es muy probable que se acerque a conocerte.

$

Testimonios:

La prueba social es uno de los incentivos que más nos motivan como consumidores.

Muchas veces acudimos a un determinado establecimiento porque alguien nos lo recomienda.

De la misma forma en Internet, antes de tomar ninguna decisión, nos gusta echar un vistazo a las opiniones de los clientes.

De forma que las buenas críticas van a facilitarte mucho el trabajo, así que debes hacer que se produzcan.

Puedes utilizar tu página de Facebook para pedir a tus clientes que te valoren o utilizar otro tipo de plataformas más específicas como TripAdvisor o Foursquare.

¿Qué hacemos con las malas críticas?

Pues contestar de una forma profesional, intentando solucionar el problema al cliente y demostrando que, aunque podemos no ser perfectos, nuestra intención es siempre mejorar en nuestro servicio al cliente.

Además, las malas críticas aportan realismo a los testimonios, si no puede parecer que solo escribe tu familia.

Otra posibilidad es organizar concursos de fotografías donde tus clientes aparezcan con tu producto o con los resultados de tus servicio, puedes utilizar Facebook o Instagram.

$

Email marketing:

Mantener el contacto con tus clientes, ya sea a través de email o vía SMS o WhatsApp, es una forma de mantener viva la llama.

Tienes muchas más posibilidades de que te compre alguien que ya te conoce y ya te ha comprado, que de que lo haga un desconocido.

Así que, aprovéchalo.

Mantén el contacto con tus clientes.

Ofréceles información útil para utilizar tus productos o servicios, acuérdate de ellos en las ocasiones especiales, dáles un empujoncito.

Pero, ten en cuenta, que no toda la comunicación tiene que ser comercial.

$

Influencers locales:

Los Influencers son personas con gran presencia y credibilidad, y con un gran número se seguidores.

Tienen una gran capacidad de influir a sus seguidores y suelen subir fotos o vídeos a sus redes o blogs que se difunden rápidamente.

Contactar con los que puedan tener relación con tu negocio es una forma de alcanzar a muchas personas, que pueden estar interesadas en lo que ofreces.

$

Aparición en medios de comunicación locales:

Conseguir una entrevista o aportar contenido específico sobre la especialidad de tu negocio para aparecer en medios locales, no solo dará visibilidad a tu negocio sino que ganarás reputación.

$

Eventos:

Organizar eventos relacionados con tu negocio puede ser una forma excelente de atraer clientes.

No pienses solo en fiestas de inauguración o pases de modelos.

Puede tratarse de caminatas, quedadas, juegos, etc.

Qué puedes conseguir digitalizando tu negocio

Creo que ya tienes una visión general de lo que puede suponer digitalizar un negocio local.

Conoces las distintas opciones y las técnicas para que produzcan resultados.

Ya ves que una página en Facebook o una web sin más, pueden estar haciendo que pierdas tiempo y dinero.

Si aprovechas bien tu presencia online y entiendes la importancia de Internet y la cantidad de recursos de bajo coste que te ofrece, podrás reforzar tu negocio físico, atrayendo a más clientes y aumentando tus ventas.

La clave no está en estar, sino en saber lo que quieres conseguir y en utilizar los medios adecuados para hacerlo.

Exactamente igual que en la parte offline de tu negocio.

La clave está en pensar en tu negocio de forma estratégica, para atraer a más clientes.

E Internet es una herramienta más, que da muy buenos resultados y que tienes que saber usar.

[Total:1    Promedio:5/5]