pequeños negocios

¿Por que fracasan los pequeños negocios?

 

     Las cifras son alarmantes, el 80% de los pequeños negocios fracasan antes de los cinco años y el 90% de ellas no llega a los diez años de vida. Esto desmoraliza a cualquiera, sin embargo yo sigo creyendo en la pequeña empresa.


     Tener un negocio propio te da la posibilidad de obtener ingresos de acuerdo a tu capacidad y a tu esfuerzo.


     Si creas un buen sistema de negocio y sabes delegar podrás disfrutar de más tiempo libre y tu empresa seguirá funcionando y creciendo.


     Ser tu propio jefe implica libertad para tomar tus propias decisiones.


     Tienes la oportunidad de utilizar todo tu potencial, aprender cosas nuevas, desarrollar tus habilidades, tus conocimientos, tu creatividad al enfrentarte a los desafíos y retos que tu negocio te plantea.


     El desarrollo personal y el objetivo de ser dueños de nuestro destino generan una satisfacción que dificilmente se podría alcanzar de otro modo y si encima ganas calidad de vida… Pues estupendo.


     Pero, ¿Qué nos separa de esta situación ideal que todos buscamos?


     Pues, aunque parezca mentira… nosotros mismos…


     Como decía al principio el índice de mortandad de pymes es alarmante. Las razones que alegan los dueños de los negocios que fracasan son siempre externas a las empresas: la crisis, no hay dinero, falta de apoyo oficial, falta de financiación, excesivos controles gubernamentales, altas tasas impositivas, etc.


     Evidentemente todo esto es cierto, pero a pesar de esta problemática común hay empresas que sobreviven, que crecen e incluso llegan a ser grandes empresas al cabo de unos años.


     ¿Qué hacen diferente…?


     Seguramente se enfrentan de forma distinta a los desafios reales que se sitúan en el ámbito interno de la empresa:


     Vender mucho, vender más, vender… esa es la clave, y es algo que todos hacemos a diario, da igual a qué nos dediquemos, vendemos nuesto producto, nuestra tierra, a nosotros mismos… Pero claro, cuando se trata de un negocio, tenemos que ser estratégicos.


     La mejor estratégia es orientarte al cliente, para eso tienes que saberlo todo de ellos, enfocarte directamente a ese pedacito de cielo que es tu cliente ideal, tienes que focalizar tus esfuerzos en las personas que te compran incondicionalmente y tratarles como a reyes porque son los que te van a permitir tener la vida que quieres.


     Para poder desarrollar todo esto tienes que fijarte objetivos realistas pero ambiciosos, tener ideas o buscarlas fuera, tener una mente abierta, cambiar cuando es necesario, elaborar planes de acción y llevarlos a la práctica midiendo siempre los resultados para poder aprender, buscar siempre la mejora rodeándote de gente que te complemente y que te aporte el conocimiento y la experiencia en las materias que tú no dominas.


     En definitiva, moverse, actuar… Esperar  a que el cliente entre por la puerta es como esperar encontrar novio/a sin salir de casa.

Puedes acceder aquí a descargar el Plan de Acción para los próximos meses.

 

[Total:0    Promedio:0/5]