starbucks

Starbucks: El tercer lugar

 

Creada en 1971 en el histórico mercado de Pike Place de Seattle, Starbucks surgió como una pequeña tienda de venta de cafés de importación.

En 1982 Howard Schultz se incorpora a la empresa como director de Marketing, durante un viaje a Italia descubre la cultura del café.

En 1987 compra la compañía y transforma radicalmente la tienda de Seattle.

Incorpora nuevos productos (Capuccinos, mocas, lattes, machiatos) y apuesta por un local con identidad propia dotándolo de una sensación de proximidad, de segundo hogar.

 

Starbucks

 

Había creado el “tercer espacio” entre el trabajo y la casa, Starbucks era un lugar donde quedar con los amigos, relajarse y descansar. La decoración, el mobiliario, el color, la música, etc, tenían el objetivo de que la gente se sintiese a gusto.

Ofrece mucho más que la calidad de su café, ofrece una experiencia, un punto de encuentro, un proyecto inimitable que fideliza creando una experiencia de calidad donde el precio no es importante.

Starbucks

La estrategia de Marketing de Starbucks se basa en un Marketing no convencional, la publicidad es escasa, aunque es habitual ver uno de sus establecimientos en películas y famosos portando sus característicos vasos.

La calidad del producto no es lo único que se paga… Starbucks ha sabido situar al cliente en el centro de su estrategia, haciendo de la experiencia, la diferenciación en valor y la atención, sus principales fortalezas.

Su público, perfectamente definido, siente compromiso y lealtad hacia una marca que le ofrece mucho más que un buen producto, un servicio, una experiencia única.

La fidelización del cliente es uno de los principales objetivos de esta marca, que fomenta una comunidad entorno a ella, en su página oficial, los clientes pueden compartir sus experiencias, las redes sociales como Pinterest e Instagram, invitan a compartir fotos en sus locales… Una forma ideal de crear comunidad a la vez que se conoce la opinión de sus usuarios y se detectan posibles necesidades.

La atención al cliente es otro de sus fuertes, unos empleados que forman equipo, ofrecen su mejor versión para hacer al cliente sentirse especial.

Los productos personalizados, donde puedes elegir el café, el tipo de leche o de azúcar, confirman al cliente que es único, como el nombre en su vaso… La innovación, tanto en bebidas como en productos y cafeterías, garantizan la fidelidad del cliente que disfruta de la experiencia y crea vínculos emocionales con la marca.

 

[Total:1    Promedio:5/5]