Victor Churchill

Victor Churchill: la Carniceria con Glamour

 

Victor Churchill es una carnicería australiana, que bien puede competir en glamour y decoración con una tienda de alta costura o incluso con una joyería.

Se trata de una carnicería familiar fundada en 1876 que ha sabido reinventarse, una carnicería de diseño, una tienda que vende productos de alta calidad y ha sabido entender perfectamente el concepto de “marca”, aportando valor a sus clientes y diferenciándose totalmente de la competencia.

Fíjate en las fotos, se trata de una carnicería, aunque cueste darse cuenta, me parece un estupendo ejemplo de creación de marca porque en principio parece que pocas vueltas se le pueden dar a un chuletón… Pues ya ves.

 

victor3

 

 

Victor Churchill sorprende, llama la atención e invita a entrar para vivir una experiencia de compra que promete.

Los clientes de esta tienda no sólo quedan seducidos por un producto de calidad y una presentación excelente, sino que además se logra incidir en los valores emocionales del cliente, se aporta status, exclusividad, nivel social…

 

 

victor4Victor Churchill

Por supuesto su carne es excepcional, Wagyu curado, Kurobuto Cappiocola, etc…

Una carnicería donde se cuidan los detalles, no sólo en la decoración y la presentación del producto, sino también poniendo énfasis en los cortes tradicionales, la esmerada atención al despiece, así como la procedencia del producto; pequeñas granjas locales, alimentación orgánica, etc.

Su público alcanza un interés casi profesional por la carne, un consumidor gourmet que acude a sus cursos de despiece y corte, debido a su gran interés en aprender a escoger, despiezar y cocinar la carne.

Victor y Anthony Puharich, sus propietarios actuales entienden el negocio desde la experiencia del cliente, “No quería que cuando la gente pensara en una carnicería siempre pensara en expositores de acero y carne rodeada de perejil”, dice Anthony.

 

Back Camera

 

En Victor Churchill, una carnicería convertida ya en atracción turística, los clientes pueden disfrutar de su extraordinario diseño, ganador de premios internacionales, pero también de clases magistrales de elaboración de salchichas, clases para niños, información sobre los diferentes cortes, ver a los carniceros trabajando en la “sala fresca”, o admirar la carne curándose en el secadero.

Se trata de un marketing basado en la experiencia del usuario, la estética y el cuidado de los detalles. Salirse del camino habitual les ha llevado al éxito, pensar en grande, aunque haya que adaptarse a un presupuesto pequeño puede servir de inspiración para encontrar fórmulas novedosas y poco transitadas.

 

Victor Churchill

 

Está claro que han hecho y siguen haciendo las cosas muy bien y además saben adaptarse y aprovechar las oportunidades de esta Era Digital, tienen hasta una aplicación para ayudar a los consumidores a saber más sobre carne.

Puedes echar un vistazo a su página aquí.

[Total:1    Promedio:5/5]