Guía práctica para hacer crecer un negocio retail.

hacer crecer un negocio

Ser propietari@ de un negocio rentable es un sueño que muchas personas comparten, pero hacer crecer un negocio de forma saludable supone un reto que pocas superan.

En tu caso, has construido con éxito tu negocio y has llegado a un lugar donde tu empresa es rentable. ¡Felicidades! Has conseguido algo extraordinario.

Estás en un momento dulce, las cosas van bien pero sabes que pararse aquí no es una opción, hay que seguir avanzando para no quedarse descolgado. Tal vez en tu caso, te encuentras asfixiad@ de trabajo y buscas otras formas de crear nuevas oportunidades. En cualquier caso, te estarás preguntando… ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo puedo llevar mi negocio al siguiente nivel?

Si estás en esta situación, has llegado al lugar correcto. En esta publicación exploramos diversas opciones para expandir tu negocio y para asegurarse de que es el momento adecuado para ti.

Crecimiento, es una palabra que se usa mucho en los negocios, generalmente, con connotaciones positivas pero, no todos los tipos de crecimiento son útiles para los resultados finales del negocio.

Necesitamos equilibrar nuevas iniciativas con una estructura operativa sólida, así como, conocer algunas claves para hacer crecer un negocio estratégicamente.

Puedes pensar que para hacer crecer un negocio, es necesario expandirse constantemente. Sin embargo, dependiendo de la configuración de tu empresa y de tus objetivos personales, es posible que prefieras centrarte en mantener tu modelo de negocio, en lugar de buscar un crecimiento explosivo.

Por eso, comprender los principios de un crecimiento rentable es crucial en este momento para asegurarse de no dar pasos que pueden conducir a rendimientos decrecientes con el tiempo, a medida que cambie el panorama del mercado y aumenten los costes.

Aquí, veremos cómo hacer crecer un negocio de manera saludable. Tener una estrategia de crecimiento, es un elemento esencial para el éxito de tu empresa.

Si quieres aumentar las ventas, añadir ubicaciones, expandir tu negocio a diferentes mercados o lo quieres todo, este artículo puede ayudarte.

En algunos casos, se creará un impulso inmediato en las ventas mientras que otros requieren un compromiso a largo plazo antes de ver los frutos de tu trabajo pero, todo ayudará a que tu negocio se afiance en el mercado.

Empecemos desde el principio!

¿Qué es crecimiento?

El crecimiento empresarial se refiere a cualquier patrón de aumentos constantes en los ingresos comerciales a lo largo del tiempo.

Es decir, cada vez que aumentan sus números, tu negocio está experimentando un crecimiento. Lo que puede ocurrir como consecuencia de una acción determinada, como una campaña de marketing pero también puede ocurrir de una forma más estratégica y continua.

El crecimiento estratégico en el ámbito minorista se produce, principalmente, al aumentar la cantidad de productos que se venden, aumentar la participación en el mercado o una combinación de ambas.

En el escenario actual, repleto de competencia, el crecimiento no es solo una opción, es una necesidad para la supervivencia.

Pero,no solo se crece para afrontar los retos competitivos sino que también es beneficioso para la empresa, por la disminución de los costes, mediante un mayor grado de automatización y el consiguiente aumento de la productividad, obtener mejores condiciones financieras y mejores precios de los proveedores, dado el mayor volumen de compra, y disponer de más recursos para invertir en marketing, estando más preparados para conocer la demanda y responder a ella con eficacia.

Para descubrir qué opción es la más adecuada para tu negocio en este momento, es imprescindible investigar el mercado y la audiencia, para saber qué es lo que quieren tus clientes, si actualmente no existe algo similar en el mercado o si, existiendo, puedes darle un nuevo giro.

Por último, tendrás que evaluar si la idea se alinea con tu marca y si tienes la capacidad y el deseo de ponerla en marcha. Si la idea no te ilusiona, es muy posible que fracase.

¿Es el momento adecuado para hacer crecer tu negocio?

El timing es importante en los negocios. Tratar de hacer crecer un negocio antes de tiempo, podría tener consecuencias nefastas.

Si creces demasiado rápido podrías morir de éxito y pensarlo demasiado puede hacer que la oportunidad se escape.

Por eso, es muy importante, saber reconocer el momento adecuado para iniciar actividades de crecimiento, después de construir una base operativa sólida.

La clave es comprender la diferencia entre operaciones y proyectos. Las operaciones son las que mantienen tu negocio funcionando sin problemas a su ritmo actual, los proyectos son las iniciativas que contribuyen al crecimiento rentable.

En ocasiones, es fácil distraerse con nuevos proyectos que aportan estímulo a nuestro día a día, en lugar de asegurarse de que las actividades básicas funcionan correctamente. Otras veces, nos ponemos nerviosos ante un estancamiento y buscamos nuevos proyectos que generen dinero rápidamente.

En general, si tenemos problemas con el flujo de efectivo, es más probable que un nuevo proyecto agote los recursos que los aumente, al menos en las etapas iniciales.

Piensa en tu negocio como en tí mism@, cuando estás en plena forma puedes asumir un mayor esfuerzo pero si estás cansad@ o enferm@, lo primero es centrarse en restablecer el funcionamiento normal del cuerpo para mantenernos vivos. Es decir, enfocarse en estabilizar las operaciones centrales antes de añadir nuevos proyectos.

De modo que, si te preguntas si estás preparad@ para asumir un proyecto de crecimiento, pregúntate si las actividades medulares de la empresa son sólidas y saludables.

Si la respuesta es afirmativa, es buen momento para avanzar y hacer crecer tu negocio, comenzando con una investigación previa para identificar las mejores oportunidades y plantearse qué camino tomar.

Hay muchos factores clave para decidir cómo crecer, depende del tiempo que puedes dedicar, tus metas futuras, los recursos disponibles… 

Además, hay varios indicadores que nos muestras si es hora de expandirse, crecer o diversificarse. Por ejemplo:

Z

Cuando los clientes lo piden.

Si tus clientes te piden abrir una nueva tienda para no tener que desplazarse, es una señal que indica que tienes una base de clientes leales y demanda para tus productos o servicios.

Esto puede traducirse en abrir una nueva tienda, comenzar un negocio franquiciado o abrir una tienda online.

Z

Si no estás en Internet.

Si tu negocio ha sido rentable durante los últimos años y no cuentas con una tienda online, tienes una oportunidad para abrirte a nuevos mercados. Será difícil experimentar más demanda si te quedas quieto.

Z

Si el negocio se estanca.

Cuando tu negocio está en un punto en que ha llegado a toda la demanda posible, podría ser una señal de que necesita crecer.

Todos los minoristas parten del mismo camino hacia el éxito, aumentar las ventas y reducir los gastos para mejorar la rentabilidad. El objetivo es el mismo pero la forma de alcanzarlo puede variar.

Por eso, es importante estar atent@ para aprovechar todas las oportunidades disponibles.

Opciones estratégicas para hacer crecer tu negocio.

Una vez que has decidido hacer crecer tu negocio y llegar a más personas, cuentas con varias opciones estratégicas.

Las estrategias de crecimiento pueden desarrollarse a través de un crecimiento interno u orgánico o mediante un crecimiento externo.

La elección de una opción u otra dependerá de factores como el grado de madurez de la fórmula comercial, el nivel de competencia, las tendencias del mercado, la existencia de posibles colaboradores externos, los recursos con los que cuentas, etc.

El crecimiento interno u orgánico, se basa en invertir en la propia estructura del negocio para alcanzar un incremento de su capacidad productiva, ya sea a través de nuevas ubicaciones, productos, tecnología, empleados, etc.

Veamos algunas formas habituales de hacer crecer un negocio minorista de forma orgánica:

A

Penetración del mercado.

Consiste en atraer nuevos clientes para vender más sin modificar los productos o servicios que actualmente ofrece la empresa.

Supondría aumentar la cuota de mercado de los productos existentes.

 

  • Podrías realizar campañas de marketing dirigidas a los clientes de tu competencia para animarlos a probar tu marca. En este caso, podrías optimizar tu oferta para ofrecer algo que tus competidores no tienen.
  • Otra opción sería expandir tu mercado actual llegando a nuevos perfiles de clientes.
A

Desarrollo de producto.

Se trata de añadir nuevos productos o líneas de productos.

Podría consistir en:

  • Ofrecer tamaños adicionales para un solo producto, por ejemplo, un tamaño familiar para quienes quienes ahorrar o un tamaño de muestra para quienes quieren probar el producto antes de comprar. 
  • Añadir más variedad en líneas de productos existentes. Bien ofreciendo nuevos productos de la misma línea, como nuevos sabores del mismo producto o complementar una línea existente con productos complementarios. Si vendes zapatos podrías vender también bolsos o corbatas pero también podrías hacer talleres en tu tienda sobre tendencias de estilo o cómo hacer nudos de corbata, por ejemplo.
A

Desarrollo de mercado.

Acudir a nuevos mercados para los productos existentes.

A

Estrategia de diversificación.

En este caso la empresa quiere crecer a partir de nuevos mercados y nuevos productos.

Esta estrategia podría llevarse a cabo de dos formas:

  • Crecimiento vertical. Supone convertirse en tu propio proveedor o cliente. Por ejemplo, si una fábrica de calzado decide abrir un punto de venta, esto supondría una integración hacia abajo, mientras que, si una zapatería decide fabricar sus propios modelos supondría una integración hacia arriba.
  • Crecimiento horizontal. Supone un enfoque diferente de crecimiento, expandiéndose hacia fuera. Por ejemplo, una tienda de ropa vintage podría adquirir un negocio de ropa de segunda mano, exponiendo así su marca a nuevos clientes y eliminando a un competidor.

El crecimiento externo busca nuevos mercados mediante la cooperación, fusión o adquisición de otras empresas.

Ideas concretas que puedes explorar para hacer crecer un negocio.

Z

Abrir nuevas tiendas. 

Se trata de una estrategia muy común en el sector minorista que permite llegar a nuevos clientes. 

Si la apertura de una nueva tienda está en tu cabeza, es importante que pongas atención a estos aspectos:

 

  • Tu estrategia local. Expandirse a nuevas ubicaciones no significa hacer copias exactas de la tienda original. Si bien, tu marca y tu estructura operativa siguen siendo los mismos, también es aconsejable tener una estrategia específica para cada ubicación, con el fin de adaptarse perfectamente a la comunidad e implementar estrategias de marketing, ventas y servicio al cliente acordes a sus necesidades. 
  • Estandarizar los procesos, políticas y tecnología. Esto dará como resultado una organización coherente y racional que ofrece la misma respuesta eficiente en cada ubicación. Por ejemplo, usar el mismo software para administrar todas las tiendas hace que el negocio sea más manejable.
  • Recuerda que abrir un segundo establecimiento supondrá el doble de trabajo.
  • No compitas contigo mism@. Cuando busques una nueva ubicación, asegúrate de que hay demanda y no vas a quitarle ventas a tu negocio actual.

 

Pop up en otros lugares. Si realmente quieres expandirte a otros mercados geográficos pero no tienes los fondos o la confianza necesaria para establecer una tienda, puedes probar con una tienda efímera.

Además de minimizar el gasto, una tienda pop up te permite probar tus ideas en un lugar en particular y determinar si vale la pena montar una tienda permanente y cuál sería la mejor forma de hacerlo.

Z

Expandirse a nuevos canales de venta. 

Una alternativa a abrir nuevas tiendas es diversificar los canales.

En este caso hay diferentes opciones:

  • Tienda online. Establecer una tienda en línea te permite llegar a un público más amplio y aumentar la base de clientes. Sin duda, se trata de dinero que no ganarías de ninguna otra forma. 

  • Mercados en línea. Una alternativa a abrir tu propia tienda online o, simplemente, complementarla, es abrir una nueva vía de ingresos a través de plataformas de marketplace, como Amazon, eBay o Etsy.

  • Móvil. Cada vez más consumidores compran desde el móvil, de modo que si ya tienes un comercio electrónico, podrías ampliar tu base de clientes  a través de una aplicación móvil o incluso utilizando plataformas como Wallapop.

  • Social. Puede valer la pena explorar oportunidades de venta social, si tienes un seguimiento amplio y comprometido, expandirse al ámbito de las redes sociales es otra opción.
Z

Hacer crecer tu oferta de productos y servicios. 

Una forma excelente de hacerlo es pensar en productos o servicios relacionados con los que ya comercializas. ¿Hay algo que los compradores solicitan a menudo? ¿Ves que necesitan o desean algo que aún no tienen?

Un buen ejemplo sería una tienda de ropa para niños que amplía su catálogo a ropa para las mamás.

También puedes considerar ofrecer servicios además de los productos. Piensa en formas de ayudar a tus clientes a aprovechar al máximo su visita. Por ejemplo, una tienda de calzado deportivo podría ofrecer servicios de podología.

Agregar algunos productos nuevos regularmente impulsa a la gente a visitar tu tienda más a menudo.

Los productos por tiempo limitado despiertan emoción y urgencia en el comprador.

Z

Expandirse a otros mercados. 

Una forma de diversificar aún más tus productos y servicios es hacer incursiones en nuevos mercados. Por ejemplo, una tienda de productos de belleza podría añadir una línea masculina.

Por supuesto, apuntar a un nuevo mercado desconocido conlleva riesgos, por lo que antes de aventurarse, conviene hacer una investigación exhaustiva y probar las ideas.

Z

Formar equipo con otras empresas. 

Una buena manera de hacer crecer un negocio, ya sea expandiéndose a un nuevo mercado u ofreciendo nuevos productos o servicios, es aprovechar los activos de otros negocios.

La principal ventaja es que el negocio con el que te asocias ya tiene los recursos necesarios para acercarte al mercado al que apuntas.

Por ejemplo, si deseas expandir tu línea de moda femenina a ropa de hombre, podrías asociarte o adquirir un negocio de moda masculina existente, en lugar de desarrollar una nueva línea desde cero.

Por supuesto, no todas las empresa pueden adquirir otros negocios pero, colaborar con un tercero que pueda ayudarte a hacer realidad tus objetivos de expansión, mediante un acuerdo que beneficie a ambos y aporte valor a la vida de los clientes, es una alternativa viable.

Mantén siempre los ojos abiertos a las posibles oportunidades de alianzas estratégicas con otros negocios.

La franquicia también es una buena forma de expandir tu negocio cuando resulta adecuado para ello, es decir debe tratarse de algo que se presta a tener una coherencia en la experiencia del cliente, la calidad y un sistema de operaciones optimizado.

Otra alternativa de expansión es la fusión como una buena manera de reducir costes para ambas compañías, expandir la base de clientes y aumentar las ganancias en todos los ámbitos.

Para enfrentarse al crecimiento de un negocio, es necesario estar atent@ a distintas cuestiones:

A

A medida que tu negocio se expande, los gastos también aumentan.

Si los costos son mayores que los ingresos, tendrás un problema.

A

Si las quejas de los clientes aumentan, es posible que el crecimiento esté afectando a la experiencia del cliente.

Esto sería muy negativo.

Lo importante es tomarlo con calma y no perder de vista los objetivos.

Si tu marca cambia, debe ser un cambio cuidadoso y planificado, no algo que nos asalta.

26 Recomendaciones tácticas para crecer en ventas.

Un pequeño toque de teatro puede hacer que tu negocio destaque significativamente. 

Es la excusa perfecta para que, los potenciales clientes, te visiten ofreciéndoles un poco de emoción. No temas ser diferente. Esa es la idea!

Clases, demostraciones, firmas, eventos… Cualquier cosa que genere expectación sobre tu negocio y que invite a divertirse.

Utiliza las redes sociales de forma estratégica.

Para educar a tus clientes, para jugar, para compartir, para interactuar, para anunciar… Mantén una presencia activa.

Aumenta tu conocimiento.

La mayoría de las empresas, hoy en día, fracasan por falta de conocimiento o visión, marketing deficiente, objetivos mal definidos o sin definir, técnicas de venta inadecuadas… 

Con el mercado y la economía en constante cambio, es necesario actualizar tus conocimientos regularmente. 

Nunca pienses que ya lo sabes todo! La mente abierta y las ganas de aprender, te mantendrán actualizad@, activ@ y atent@.

Desarrolla tu marca.

Los clientes de hoy buscan una experiencia completa no solo productos o servicios. 

Al comprar, buscan una vida diferente a la que están viviendo no una mezcolanza de artículos variados.

Construye una marca que evoque emociones e imágenes específicas entorno a tu negocio y genera una reputación intachable.

Examina tus precios.

No es fácil establecer los precios correctos, aquellos que garantizan un margen saludable, a la vez que se mantienen competitivos para retener y atraer clientes.

Tus clientes son el mejor radar para encontrar este equilibrio, evalúa lo que no se vende y actúa de forma estratégica.

Conecta con tus clientes.

Saber lo que quieren tus clientes te ayuda a servirlos mejor y, por tanto, a aumentar tus ventas.

Además, a la gente le gusta sentirse especial y una buena comunicación demuestra que tus clientes son lo más importante de tu negocio.

Crea mensajes de marketing que conecten con sus necesidades y eduquen a tus clientes sobre tus productos o servicios, configura una lista de correo electrónico a la que puedan unirse, ofréceles ventajas y mantenlos actualizados sobre las novedades.

Es mucho más fácil vender a clientes existentes que a nuevos clientes, así que recopila sus datos de contacto para mantener el contacto y hacer ofertas personalizadas.

Genera una experiencia.

Hay muy pocas cosas que puedas vender que tus clientes no puedan comprar en otro sitio. Por eso, es muy importante enfocarse en cómo vendes lo que vendes.

Diferénciate de tu competencia por la experiencia que ofreces y asegúrate de que sea notable.

Haz que, comprar en tu negocio suponga una experiencia sensorial que quieran repetir una y otra vez. Una tienda con una alta energía atrae a la gente.

Evalúa y ajusta tu publicidad.

Aumentar la publicidad durante los periodos de movimiento lento, es una forma de revitalizar las ventas.

Haz un seguimiento de los resultados de las distintas campañas y medios para verificar cuáles tienen mayor impacto e incidir en ellas.

Controla el dinero. 

Tu negocio no puede sobrevivir sin un flujo de caja adecuado. Por tanto, necesitas hacer todo lo posible para mantener un control firme de tus finanzas.

Crea un presupuesto realista, debes saber dónde y cómo se gasta cada Euro. Controla el stock y los descuentos para que no perjudicar tu rentabilidad.

Asegúrate de invertir en cosas que tengan sentido para cumplir tus objetivos.

Diseña escaparates atractivos.

El escaparate es la primera impresión de tu negocio y debe estar diseñado para llamar la atención e impulsar a los transeúntes hacia tu tienda.

Cuenta una historia visual que invite a entrar en tu negocio y despierte curiosidad.

Utiliza técnicas de visual merchandising.

Dentro de la tienda, tanto su diseño como la presentación del producto, debe hacerse de forma estratégica para impulsar al comprador a recorrer todo el establecimiento, probando, tocando y comprando.

Una exhibición atractiva y bien hecha puede vender más productos que el mejor vendedor. Entra en tu tienda todos los días con ojos de cliente y pregúntate… ¿Me apetece comprar aquí?

Crea promociones creativas.

Las promociones deben diseñarse con cuidado para que no impacten en tu rentabilidad pero, al mismo tiempo, capten la atención del consumidor e inviten a comprar ahora y no dejarlo para más adelante.

Conecta el online y el offline.

Para satisfacer a un cliente tan exigente como el actual, es fundamental darle acceso a una rica información del producto y, especialmente, proporcionar pruebas sociales que también estén disponibles en la tienda.

Asegúrate de que tu negocio aparece en las búsquedas de Google, da acceso al inventario en tiempo real, trabaja el SEO local, implementa un servicio de recogida en tienda.

Aumenta el ticket medio.

Hacer que los clientes que ya están en la tienda compren más, es una excelente forma de mejorar tus ganancias. Ya has invertido en llevarlos a la tienda, ahora tienes que encontrar formas de maximizar el gasto.

Utiliza las ventas adicionales y cruzadas, los productos de impulso, los incentivos de compra, la colocación estratégica del producto… Pero hazlo con sentido, aumentando la satisfacción del cliente.

Mide para tener el control.

Hacer un seguimiento constante de los indicadores comerciales que tengan más sentido para tu negocio, te ayudará a tomar mejores decisiones de futuro.

Aprovecha la tecnología.

La automatización ahorra tiempo y dinero, así que piensa en las necesidades de tu empresa y busca tecnologías accesibles que puedan ayudarte.

Expande tus contactos.

Nunca se sabe dónde puede surgir una buena oportunidad, de modo que, es importante establecer relaciones y difundir el nombre de tu empresa en Ferias Comerciales y cualquier lugar donde puedas conocer a otros empresarios como tú.

Crea un programa de fidelización.

Recompensar a tus clientes por quedarse, en un magnífico plan de ventas a largo plazo.

Crear un programa de fidelización supondrá una inversión pero será mucho más probable que compren más y regresen a tu negocio, antes que marcharse con un competidor.

Invierte en personal y cultura.

Personas dispuestas a trabajar, a aprender, a servir a los clientes con amabilidad.

Ten en cuenta que, tu trabajo no acaba en la contratación, es fundamental motivar y capacitar al personal para que puedan ofrecer lo mejor de sí mismos a los clientes y su experiencia de compra.

Nunca dejes de investigar. 

La única forma de mantenerse a la vanguardia del mercado es investigando tu industria.

Descubre las tendencias, investiga a tu competencia para conocer sus puntos fuertes y débiles, y lo más importante, investiga a tu público para saber lo que está buscando y cómo vender de forma más efectiva.

Investiga también tu inventario, nuevas técnicas de venta y atención al cliente, formas de motivar y capacitar a tus empleados…

Planifica.

Desde campañas de marketing digital, optimización del sitio web, alentar las recomendaciones… Hay muchas formas de hacer crecer un negocio pero, la clave para que funcionen es seguir un plan que lo mantiene todo coordinado en torno a un objetivo.

A veces el crecimiento puede pillarnos desprevenidos, cuando las ventas aumentan repentinamente, pero la expansión puede estar controlada y adoptar un enfoque lento y constante.

Planificar con antelación cada paso del camino, preparará a tu negocio para un crecimiento exitoso.

 

“¡Si no planificas, planeas fracasar!” – Benjamin Franklin.

 

La planificación estratégica es el vínculo entre una idea y el verdadero crecimiento y requiere atención continua a los detalles e inversión de tiempo.

Prueba.

La mejor manera de hacer crecer tu negocio es no conformarse y probar cosas nuevas.

No hagas nada antes de probar tus ideas a menor escala para validarlas.

Identifica nuevas necesidades y deseos, prueba hipótesis, analiza, repite y prueba de nuevo.

Toma riesgos calculados.

La expansión de una empresa supone ciertos riesgos, tomar decisiones, hacer cosas nuevas y salir de nuestra zona confort.

No confíes solo en la suerte, céntrate en el objetivo e identifica todos los posibles obstáculos para estar preparad@.

Enfócate en tus puntos fuertes.

En un mundo perfecto, con tiempo ilimitado, donde no hiciese falta dormir, podríamos hacer tantas cosas…

Pero la realidad nos obliga a focalizarnos en solo unas pocas. Sigue mejorando tus puntos fuertes para que nadie pueda superarte.

Control de costes.

Cuando decides realizar acciones de crecimiento, necesitas considerar cómo optimizar los costes.

El aumento de productos o de participación en el mercado puede elevar los costos hasta hacerlos insostenibles, incluso mientras tus ingresos aumentan.

Tendrás que compensar los costes adicionales de productos y mano de obra, comprando y operando de otra forma.

Por ejemplo, la automatización, simplemente documentar tareas clave para tomar decisiones, en forma de listas de verificación o manual de instrucciones para capacitar al personal, supondrá un ahorro considerable.

Por otro lado, el escalado, te permite aumentar la capacidad dentro de un proceso mientras mantienes o reduces los costes variables de ese proceso.

Lo más importante es entender la propuesta de valor fundamental de tu negocio, para asegurarse de eliminar costes innecesarios que no van afectar a algo que contribuye al valor que un cliente ve en tu oferta comercial.

Confía en ti.

Todos los consejos del mundo no sustituyen un instinto bien entrenado.

Se trata de tu negocio y de tus sueños y habrá momentos en los que se presenten oportunidades que quedan fuera de tus planes.

El crecimiento da miedo, a veces parece más sensato mantenerse y no correr riesgos pero, si tienes unos buenos cimientos y estás preparad@, deja que tu instinto te aconseje.

Hay muchas recomendaciones pero no se trata de hacerlo todo a la vez. Elige algunas tácticas para empezar, ponlas en práctica y mide su impacto en tu crecimiento. Una vez que encuentres lo que mejor funciona en tu negocio podrás expandir tus esfuerzos.

Una cosa más, si el crecimiento es la única medida del éxito y te olvidas de otras métricas como la rentabilidad y la satisfacción del cliente, podrías herir de muerte un negocio que, en otro caso, sería sostenible.

Recuerda que, un aumento de las ventas suele ser el resultado de la combinación de varias prácticas bien hechas. No se trata de seguir un consejo y esperar que transforme tu negocio. Aumentar las ventas requiere una estrategia sólida y un enfoque integrado.

Esperamos que puedas aprovechar estas ideas para integrarlas en tu estrategia y te deseamos mucho éxito!

Pin It on Pinterest