Natura: todo un ejemplo de Marketing Sensorial.

Esta empresa familiar catalana fundada por Sergio Durany , “el vendedor de emociones”, comercializa productos exóticos procedentes de distintos rincones del mundo; artículos para el hogar, moda, complementos, música, libros, artesanía de países lejanos… Productos para el cuerpo y para el espíritu, que vende con maestría utilizando el Marketing sensorial.

Su primera tienda abrió en 1992, en la barcelonesa calle de Consell de Cent, después de que Sergio Durany (1957), hijo y nieto de zapateros, empezase su periplo empresarial con 5000 Ptas., reciclando latas de bebida, que compraba a 5 Ptas. y convertía en objetos originales.

En 1994 comienza su expansión en España a través de franquicias y abre su primera tienda en Portugal (Oporto).

Natura vende emociones, nos hace viajar a rincones exóticos a través de los aromas, la música, los diseños, la luz, la artesanía, los tejidos…

Un viaje de los sentidos que transmite una filosofía de vida, una forma de pensar y de ser… Originalidad, emoción y actitud positiva.

Natura es un ejemplo de Marketing sensorial, que todos hemos disfrutado al visitar sus establecimientos, donde el acto de compra se convierte en un momento de placer y relax que te pone de buen humor.

El Marketing sensorial estimula los sentidos para conseguir que el cliente permanezca en la tienda durante más tiempo y además disfrute de la experiencia, lo que supone un mayor consumo y un incremento en la repetición de compra, al generar un recuerdo ligado a las emociones.

M. Gobé en su libro Emotional Branding, señala que las empresas que utilizan estrategias olfativas en sus establecimientos pueden llegar a incrementar en un 40% su facturación.

Natura utiliza perfectamente la Estrategia sensorial:

 

  • Visual, el producto colorido y original, la decoración acogedora, la luz cálida, los colores… Trasladan nuestra imaginación lejos de los problemas y la cotidianidad.

 

  • El olfato es uno de los sentidos que generan más impacto en nuestro cerebro y en Natura la combinación de aromas se queda en nuestro recuerdo.

 

  • La música supone un viaje por el mundo y una fusión de culturas.

 

  • Los objetos mágicos, las texturas, los tejidos… Invitan a tocar y probar.

 

Está claro que saben despertar nuestros sentidos y estimular la imaginación, y eso gusta.

A todo esto hay que añadir unos precios asequibles para todos y una cultura corporativa basada en el compromiso con el planeta (amor a la naturaleza y respeto por la vida).

Además de una responsabilidad social que apoya las causas justas, colaborando con ONGs y desarrollando, anualmente, los Premios Natura para proyectos humanitarios.

Su fundador, Sergio Durany, piensa que emprender supone “tener ilusión y perder el miedo”. Habla de su empresa como un “caldo de creatividad”, donde se prioriza  el trato humano, no hay cargos, ni despachos y no se pega la bronca por hacer mal, sino por no hacer.

Un emprendedor que dice que “sin humor y fantasía nada merece la pena”. Y que valora el éxito como ser dueño de tu tiempo y de tu vida”.

Su filosofía, su esfuerzo y su cultura empresarial han situado al grupo Natura (formado por Be, Natura Casa y Tierra Extraña), en España, Portugal, Italia, Alemania y Francia, con más de 200 tiendas y un equipo de más de 1000 personas.

Su lema: “Piensa globalmente. Actúa localmente”, es una buena forma de empezar a pensar en tu negocio.

[Total:5    Promedio:4/5]