CAMPAÑA PUBLICITARIA

Mientras las grandes corporaciones pueden contratar agencias de publicidad para crear sus campañas con elevados presupuestos, las pequeñas empresas tienen que aprender a desarrollar una campaña publicitaria realmente capaz de hacer crecer su negocio.

Como propietari@ de una pequeña empresa, lo más probable es que tengas que hacer la mayor parte del trabajo por tu cuenta sin mucha ayuda externa.

Lanzar tu propia campaña publicitaria es un proceso que requiere planificación y cierta paciencia, ya que las mejores habilidades se irán perfeccionando con el tiempo.

Recuerda que la publicidad exitosa, es aquella capaz de atraer a los clientes incluso con más fuerza que el producto o servicio. La buena publicidad responde a todas las preguntas que puedan tener las personas interesadas y hace que lo que vendes resulte atractivo para quien lo está buscando.

Los métodos publicitarios correctos tienen el potencial de expandir el negocio y generar mayores ganancias. 

Entonces… ¿Qué es una campaña publicitaria?

Una campaña de publicidad no se puede definir simplemente como un conjunto de anuncios sino que es algo más. Significa un proceso estratégico pensado para promover un objetivo específico de la empresa, a través de la persuasión, e implica una combinación de medios conectados para hacer llegar el mensaje a un público objetivo.

Muchas pequeñas empresas hacen publicidad colocando un anuncio aquí y otro allá o promocionando algunas publicaciones de su página de Facebook pero, desafortunadamente, este método no resulta eficaz.

Lanzar una campaña publicitaria exitosa es un proceso que requiere una planificación minuciosa y seguir una estrategia para obtener un buen retorno de la inversión, tanto por el tiempo empleado como por la inversión publicitaria en sí.

Identificar tus objetivos y reconocer a tus competidores, así como, conocer a tu público objetivo, debe formar parte del proceso de planificación para que culmine en una campaña de publicidad sólida. También es aconsejable considerar los métodos de publicidad más adecuados para tu negocio.

Idealmente, antes de planificar una campaña publicitaria deberías tener un plan de marketing que defina los objetivos y estrategias generales de marketing, para atraer al mercado objetivo a tus productos y servicios.

Una campaña publicitaria es solo una pequeña parte de tu plan de marketing, diseñada para lograr un objetivo particular. Por eso, saber cómo encaja la campaña en el plan general, te ayudará a identificar la mejor manera de llegar a tu público objetivo.

Atraer más tráfico y ventas es uno de los objetivos principales de cualquier campaña publicitaria, aunque puede haber otros como, crear conciencia de marca, por ejemplo.

En todo caso, cualquiera que sea tu objetivo, en este artículo exploramos algunos consejos sencillos que no solo pueden ayudarte a impulsar las ventas sino que también te ayudarán a hacer crecer tu negocio a largo plazo.

¿Quieres saber cómo crear una campaña publicitaria para tu pequeño negocio? Sigue leyendo para profundizar en cada uno de los pasos esenciales y configurar una campaña de publicidad por ti mismo, que te acerque a los objetivos que deseas alcanzar.

Un plan promocional es una valiosa herramienta de marketing que puede servir a objetivos diversos como lanzar un nuevo negocio, producto o servicio, expandir el alcance de la empresa a nuevos mercados o ampliar el conocimiento de una marca.

Una campaña publicitaria exitosa ha de lograr los siguientes resultados: El mensaje debe llegar al público objetivo, esa audiencia tiene que comprender el mensaje y éste debe ser lo suficientemente estimulante como para que los destinatarios tomen acción.

La pregunta es, cómo logramos estos resultados mediante una campaña publicitaria.

Sea grande o pequeña, una campaña publicitaria sigue el mismo camino. La mayor diferencia en el tamaño de una campaña son los recursos gastados, pero el ciclo principal sigue siempre unos pasos básicos que veremos a continuación:

Z

Definir los objetivos publicitarios.

A menudo, lo más difícil es empezar con el final en mente. ¿Qué estás tratando de lograr? Esto que parece básico, puede resultar más complicado de lo que crees.

¿Qué quieres lograr con tu campaña publicitaria? El objetivo de la campaña debe ser lo más específico posible. Utiliza el método SMART para definir correctamente tus objetivos. SMART es sinónimo de objetivos específicos, medibles, alcanzables, centrados en resultados y con plazos determinados.

Por ejemplo, “más ventas” es algo demasiado ambiguo para poder medir la efectividad de la campaña, se requiere una métrica específica, una cantidad de ventas concreta en un periodo de tiempo determinado como, “las ventas de labiales aumentarán en un 50% en los próximos 3 meses”.

Puedes considerar distintos objetivos a alcanzar mediante campañas publicitarias, veamos algunos ejemplos:

  • Atraer nuevos clientes.

Si lo que buscas es tener más clientes, tendrás que determinar cuántos y en qué periodo de tiempo, procurando ser realista en función de tu presupuesto y tu industria. Por ejemplo, adquirir 50 nuevos clientes en 30 días.

  • Aumentar el conocimiento de marca.

En este caso lo buscas es que tu marca esté presente en la mente de los clientes potenciales cuando estén listos para comprar. Para medir el éxito de una campaña de conciencia de marca podrías tener en cuenta diferentes factores como: el aumento de las referencias boca a boca, una mayor visibilidad en el motor de búsqueda, más tráfico peatonal en la tienda, más menciones en redes sociales, más tráfico en el sitio web o mediante una encuesta de reconocimiento de marca. Identifica los resultados a medir, por ejemplo, «aumentar la visibilidad de la marca en redes sociales al menos un 20% en 6 meses». 

  • Lanzar un nuevo producto.

Si el motivo de la campaña es la promoción de un nuevo producto, el objetivo a medir podría ser «vender 300 unidades en los próximos 3 meses».

Para lo que podrías informar sobre los beneficios menos conocidos de un servicio profesional o solución comercial.

En ocasiones, puede resultar complejo hacer entender los beneficios de un producto, por lo que una campaña publicitaria puede ser una buena opción para, por ejemplo, obtener 150 descargas de un lead magnet que explique los beneficios de una oferta, de los cuales 30 muestren un interés especial en los próximos 30 días.

  • Obtener un impulso estacional.

En el comercio minorista, muchas ventas son de carácter estacional, de modo que, la publicidad puede concentrarse en una ventana de tiempo estrecha de unas pocas semanas. En este caso la publicidad debe dirigirse a impulsar a la audiencia a actuar durante ese tiempo, por ejemplo, acudiendo a un evento en la tienda. Un objetivo inteligente en este caso podría ser aumentar el tráfico peatonal en la tienda un 30% durante el evento y aumentar las ventas un 10%.

La idea es que los objetivos promocionales deben establecerse en relación al comportamiento que queremos provocar en la audiencia a corto o medio plazo.

Z

Decidir los productos o servicios a promocionar.

En este momento del proceso tendrás que elegir qué vas a promocionar mediante tus anuncios.

  • Un producto.
  • Un servicio.
  • Una categoría de productos o servicios.
  • Tu marca.
  • Un evento especial.
  • Algo más.

En este caso, es importante que lo que anuncias esté en consonancia con tus objetivos. Por ejemplo, para impulsar las ventas estacionales sería aconsejable promover un evento en vez de la empresa en su conjunto, en otros casos podría tener más sentido promover un grupo de productos y servicios relacionados que atraigan al cliente objetivo.

Z

Identificar al público objetivo.

Es esencial examinar y comprender las necesidades de tu mercado objetivo. 

Una vez que sabes quiénes constituyen la mayoría de tu audiencia, podrás decidir fácilmente un modelo de campaña.

¿A quién va a ir dirigido tu mensaje? ¿Clientes actuales, personas influyentes, tomadores de decisiones, clientes potenciales?

Si aún no lo has hecho, es importante desarrollar la figura del buyer persona de tu negocio. Se trata de una representación ficticia de tu cliente ideal, que te ayudará a enfocar mucho mejor tus acciones de marketing, incluida por supuesto, la publicidad.

Determinar sus características demográficas, sus hábitos, comportamientos, preferencias y desafíos, hace que la promoción resulte mucho más enfocada.

Seguramente, tienes un gran conocimiento de tu perfil de comprador, pero en este paso se trata de identificar a qué personas estás tratando de llegar.

Por ejemplo, tus clientes pueden ser tanto madres de niños de primaria como profesores. Aquí debes decidir a quién quieres apuntar con tu campaña publicitaria ya que, tanto el mensaje como los medios a utilizar pueden ser diferentes.

Z

Determinar dónde se encuentra tu audiencia.

Tener una buena audiencia para tu campaña publicitaria es fundamental y para conseguirlo tendremos que establecer dónde pasa tiempo nuestra audiencia, qué tipo de actividades realiza, cuáles son sus preferencias diarias, cómo investigan las compras…

Comprender todas estas cosas nos ayudará a identificar los medios más adecuados para nuestros objetivos.

Por ejemplo, si tu público es principalmente millennial urbano, es poco probable que se pongan a leer folletos publicitarios, vean la televisión local o los anuncios en el periódico, cuando prefieren conectarse a Internet.

Las vallas publicitarias, los anuncios en televisión o en revistas y las cuñas de radio, tienen una gran difusión y llegan a un gran número de personas pero la pregunta es… ¿Cuántos de tus clientes objetivos serán alcanzados?

Un alcance tan amplio puede suponer una campaña demasiado costosa para tus intereses.

Algunos de los métodos de publicidad online, como los anuncios en Facebook, permiten segmentar con precisión por intereses o datos demográficos. Utilizar palabras clave en Google Adwords puede atraer compradores que están buscando tus productos. Sin embargo, es posible que los anuncios en línea no den en el blanco si lo que estás buscando es atraer tráfico local a tu panadería. En este caso, la publicidad en un boletín comunitario o los anuncios delante de un parque pueden obtener mejores resultados.

Evalúa todas las opciones publicitarias teniendo en cuenta tanto a tu público objetivo cómo tu presupuesto para encontrar medios de comunicación que se alineen con tus objetivos, audiencia, plazos y presupuesto. 

Comienza por los lugares donde pasa tiempo tu audiencia para determinar los canales donde es más probable que tu público preste atención, publicidad convencional, Internet, correo electrónico, vídeo…

Z

Establecer el presupuesto publicitario.

A todo el mundo le gusta lo gratis pero sabemos que tiene limitaciones, aunque no debemos despreciar la publicidad gratuita. 

Por ejemplo, los comunicados de prensa pueden ser un gran aliado dentro de una campaña más amplia, que puede utilizarse al lanzar un nuevo producto o servicio, con la compra o fusión de un competidor, al patrocinar un proyecto comunitario, recibir un premio, abrir una nueva ubicación o cualquier otra circunstancia que nos permita hacerlo.

Sin embargo, el marketing siempre tiene un coste aunque sea en tiempo, por lo que, para obtener resultados es más realista establecer un presupuesto. 

La cantidad de dinero que puedes invertir en publicidad acotará las estrategias de marketing que puedas utilizar. Por supuesto, no es lo mismo un anuncio en televisión que en redes sociales.

Para establecer el presupuesto puedes empezar buscando respuestas a algunas preguntas, por ejemplo:

  • ¿Te has anunciado en el pasado? Evalúa las campañas anteriores para determinar si dieron resultado y mira lo que gastaste, para hacer ajustes en consecuencia.

 

  • ¿Cuál es el valor de vida del cliente? Es importante saber lo que vale para ti una conversión de venta completa para asegurarse de que la inversión en publicidad resulta rentable. Por ejemplo, si un cliente promedio compra 3 veces en tu tienda con un ticket medio de 50€, cada nuevo cliente valdría 150€. Si estás dispuesto a invertir un 10% para adquirir nuevos clientes, tu objetivo de coste de conversión sería de 15€. Cualquier campaña que obtenga un cliente por menos de ese coste por conversión sería positiva, los medios que no logren ese objetivo serían modificados o eliminados.

 

  • ¿Cuál es el gasto medio de la competencia? Investiga lo que tus competidores del mismo tamaño gastan en publicidad dentro de tu industria. Contar con un punto de referencia como un porcentaje de las ventas anuales, te ofrece algo con lo que comparar.

 

  • ¿Se trata de un negocio nuevo? Es importante establecer un presupuesto de publicidad desde el principio. Por supuesto, cuando se abre un negocio es fundamental darse a conocer. Una vez establecido, si tu presupuesto es demasiado limitado para tener impacto en el mercado de forma recurrente, elige determinadas fechas especiales o eventos para atacar con fuerza. En todo caso tendrás que elegir los métodos de publicidad que mayor impacto consigan con el precio más bajo posible.
Z

Programa un calendario de campaña.

No todos los tipos de publicidad obtienen resultados inmediatos. 

Si se trata de una campaña larga, como por ejemplo, el lanzamiento de un nuevo producto que suele planificarse con antelación, podrías programar la implementación de cada punto y establecer puntos de referencia para medir los resultados. Establece cada tarea que vas a hacer y cuándo, para coordinar las distintas acciones y causar el mayor impacto. Por ejemplo, anuncios gráficos en Internet, correo directo, cuña de radio, etc.

Si ejecutas una promoción especial por un tiempo limitado, necesitas resultados antes de que acabe, por lo que un anuncio en una revista, que hay que colocar con meses de antelación, puede llegar demasiado tarde. En este caso, los anuncios de pago por clic en Internet, generarán resultados más rápidos.

Z

Crear piezas publicitarias.

En este punto tendremos que crear el mensaje publicitario y el material creativo, imágenes, vídeos, audios… 

Algunos tipos de anuncios requieren un diseño profesional mediante la contratación de una agencia creativa pero otros podrás hacerlos tú mismo, por ejemplo, los anuncios de Google Adwords y Facebook Ads.

Ten en cuenta todos estos gastos de diseño dentro del presupuesto publicitario, tanto la ayuda externa como el uso de herramientas o tiempo necesario para hacerlo por tu cuenta.

Más adelante veremos buenos consejos para diseñar anuncios con gancho.

¿Necesitas una herramienta de diseño?

Si no tienes conocimientos de diseño ni te apetece aprender a dominar herramientas complicadas, te recomendamos Canva para crear diseños profesionales de una forma sencilla y rápida.

Z

Implementar la campaña y medir los resultados.

Sorprendentemente, implementar la campaña será el más fácil de los pasos, lo más importante es analizar los resultados de inmediato para realizar los ajustes necesarios, aprender y reaccionar en consecuencia.

Ninguna táctica publicitaria será efectiva si no se hace un seguimiento y se analiza qué está funcionando y qué no.

Según los objetivos descritos, tendrás que haber identificado métricas específicas para saber si la campaña tiene éxito.

Algunos tipos de anuncios como Google Adwords, Facebook, Twitter o Instagram Ads, son fáciles de medir porque los datos se recopilan en la plataforma automáticamente. Por ejemplo, puedes hacer un seguimiento de los clics e identificar cuántos se convirtieron en ventas o clientes potenciales.

Otros tipos de anuncios como los anuncios en prensa requerirán recopilar datos de forma manual, comparando el tráfico o la cantidad de ventas, antes, durante y después de la campaña.

Una vez que conozcas los resultados de la campaña, podrás mejorar tus estrategias para la próxima vez, volviendo el proceso mucho más eficiente.

Z

Recomendaciones importantes.

Si es la primera vez que realizas una campaña publicitaria o te adentras en territorio desconocido con nuevas herramientas o una nueva audiencia, es recomendable empezar con un ensayo, a modo de mini campaña para medir el interés y predecir mejor los resultados.

Una vez familiarizado con los distintos métodos, herramientas  y canales, podrás llevar tus esfuerzos de marketing al siguiente nivel mediante la integración de campañas multicanal o coordinando publicidad y acciones de marketing que causen un mayor impacto en la audiencia.

Cómo diseñar un anuncio con gancho

En función de tu presupuesto tendrás que elegir los medios que puedes pagar y ajustar el mensaje en consecuencia.

Independientemente del medio elegido, hay unos principios básicos a seguir para transmitir un mensaje de manera efectiva.

Es importante comprender los conceptos básicos para diseñar un buen anuncio publicitario porque es demasiado frecuente malgastar el dinero en anuncios ineficaces, aunque el medio elegido fuese correcto.

Estos principios están vigentes para prácticamente cualquier pieza que desees utilizar como herramienta de promoción:

      • Folletos.
      • Email marketing.
      • Anuncios en revistas y periódicos.
      • Anuncios online (display, etc.)
      • Sitios web.
      • Social Ads.
      • SEM.
      • Mobile Ads.
      • Video online.

Si no sabes cómo hacerlo, la herramienta de diseño Canva, puede ayudarte a crear anuncios profesionales y atractivos de una forma muy fácil.

Veamos el esquema general a seguir:

¿Qué te distingue y te hace destacar de tu competencia?

Todos vemos anuncios de todo tipo de empresas constantemente y la reacción más habitual suele ser la falta de atención.  Si el trabajo definido con anterioridad está bien hecho, tu anuncio impactará a gente interesada en tu producto o servicio y llamará su atención.

Ahora bien, ¿qué hará que esos clientes potenciales compren el producto o servicio de tu empresa antes que el de tu competencia?

Esto es lo que tienes que averiguar y en lo que debe concentrarse tu anuncio.

Tienes que mostrar por qué tu empresa debe ser la opción número uno para tus clientes potenciales y por qué no deben siquiera considerar otras opciones.

Esta propuesta de valor debe decirle al destinatario:

  • Compra esto para obtener este beneficio específico.

  • La propuesta debe ser algo que la competencia no tiene o no está promocionando, algo único que el resto de publicidad no incluye.

  • La propuesta debe ser lo suficientemente poderosa como para mover a la audiencia hacia una acción determinada.

¿Qué te hace diferente? ¿Por qué tu cliente debe comprarte a ti y no a la competencia?

Comprender por qué las personas eligen un producto, un servicio, una marca o un negocio sobre otro, es crucial para crear el mensaje publicitario.

Aunque no cuentes con un producto o servicio único, tu negocio ha de ser único. Para identificar tu por qué puedes pensar en alguno de estos aspectos:

  • Imagen. La imagen de tu negocio está más en sintonía con los gustos y deseos del cliente.

  • Personalidad. La personalidad de tu empresa, es decir, tú y tu equipo, hace que el cliente se sienta cómodo.

  • Conveniencia. Tus prácticas comerciales son convenientes para el cliente, instalaciones, horarios de apertura, asesoramiento, ubicación, servicios, ambiente…

  • Servicio. El servicio que ofreces está muy por encima de lo habitual.

  • Singularidad. Tu negocio cuenta con características inimitables que nadie más tiene, una ubicación privilegiada, la decoración, prácticas innovadoras, productos exclusivos…

  • Precio. Es importante ofrecer otros beneficios al cliente más allá del precio, pero si tu ventaja es el precio tendrás que proponer las mejores condiciones.

Utiliza un titular poderoso.

La gente está saturada de reclamos, de modo que, tu anuncio solo tiene unos segundos para captar y mantener la atención, algo que se puede conseguir con un titular eficaz.

Una oferta irresistible. 

Los compradores adoran las ofertas. No tiene por qué ser un descuento, también puede tratarse de una prueba gratuita, un pack interesante o gastos de envío gratuito. 

La cuestión es que un beneficio extra puede suponer un buen incentivo para la compra.

Habla sobre los beneficios.

Las características de un producto o servicio son importantes pero lo que realmente interesa al comprador es lo que va a obtener con ello.

Explica la función del producto o servicio y el resultado que el cliente obtendrá de cada característica, en forma de ahorro de tiempo o de dinero, comodidad, rapidez, etc.

Crea un publirreportaje.

Un publirreportaje es un anuncio en formato editorial que parece un artículo de noticias y anima a su lectura porque aporta información, consejos y sugerencias que ofrecen un valor extra a la audiencia.

Elimina sus miedos.

La gente no quiere correr riesgo cuando gasta su dinero y le preocupa hacer una mala elección, de modo que, eliminar estas dudas, es un gran incentivo para la compra.

Por eso, ofrecer garantías elimina los riesgos y hace más probable la compra.

Además, cuando una empresa respalda sus productos con garantías, demuestra que su producto vale la pena y genera confianza.

La llamada a la acción.

No te limites a contar lo que tu empresa ofrece, anima a que tu audiencia entre en acción, haciendo clic en el anuncio, pidiendo más información, acudiendo a tu establecimiento, visitando tu tienda online…

Utiliza un lenguaje persuasivo para dar ese impulso adicional.

Genera urgencia.

No solo quieres plantar una semilla con tus anuncios, también quieres que la gente actúe. Para conseguirlo, necesitas darles una razón para comprar ahora.

La gente tiende a posponer sus decisiones de compra y por mucho que les haya atraído tu anuncio, si pasa demasiado tiempo, acabarán olvidándolo.

Por eso, hay que animarles a actuar ahora y no dejarlo para otro momento porque la oferta tiene un tiempo limitado o las unidades son limitadas, por ejemplo. Generar una sensación de que si no se actúa de inmediato se perderá una oportunidad valiosa, es uno de incentivos más poderosos.

Utiliza testimonios. 

Una de las partes más importantes en la creación de un anuncio eficaz es generar confianza e interés en tu empresa.

Y, una de las formas más poderosas de hacerlo es mostrando cómo otros compradores están satisfechos con su decisión de compra.

Las personas confían más en las revisiones de sus iguales que en lo que pueda contarles una empresa y el testimonio sincero de un cliente, mostrando cómo ha podido resolver sus problemas es una excelente forma de alentar a que prueben. 

Utiliza elementos emocionales.

La mayoría de las personas son visuales y un texto sin más, puede resultar aburrido. Por eso, las imágenes pueden provocar mayor atención e interés.

Información de contacto completa.

La información de contacto debe quedar muy clara para que el usuario sepa dónde puede comprar.

Vincula tus anuncios a tu sitio web, específica los puntos de venta físicos y las formas de contacto y añade tus redes sociales para que puedan obtener más información.

No decepciones.

Crear una buena pieza publicitaria solo es una parte del trabajo. Si consigue su objetivo pero tu negocio no supera las expectativas del cliente, el recorrido será muy corto.

Por tanto, es fundamental concentrarse en brindar a todos los clientes la mejor experiencia posible para que no se sientan decepcionados y regresen una y otra vez, hablen de tu negocio a sus amigos y generen contenido positivo hacia tu empresa.

Sé localmente relevante.

La mayoría de los consumidores que buscan un tipo de negocio local en Internet, acuden o llaman en unas horas.

Por tanto, despierta el sentido de comunidad y pertenencia para atraer a los clientes que están cerca de ti.

Utiliza el remarketing inteligente.

Cuando, finalmente consigues una interacción, perder el contacto con esos clientes supone dejar dinero encima de la mesa.

El remarketing te permite recordar a esos clientes que sigues ahí para servirles.

Estos consejos deberían ayudarte a crear un anuncio llamativo y original que consiga mejorar tu tasa de conversión. 

Asegúrate de que tus anuncios, independientemente de su forma, resultan siempre atractivos, directos, fáciles de entender y entretenidos.

Cómo definir un mensaje sólido para un texto publicitario

La publicidad eficaz por un lado capta la atención del espectador en cuestión de segundos y por otro, le persuade y genera una respuesta positiva.

Un elemento clave para conseguirlo es el mensaje que transmite el anuncio a través de sus elementos, principalmente el texto y las imágenes.

Veamos algunos consejos para crear un mensaje capaz de generar un impacto positivo en la audiencia.

A

Un mensaje simple, conciso y directo.

Hoy, más que nunca, estamos saturados de información y un mensaje simple llega con más fuerza. Transmite la información necesaria con la mayor brevedad.

A

Mantener la coherencia del mensaje en todos los medios.

Cualquiera que sea el mensaje, un título, un eslogan o un gancho creativo, debe presentarse de manera consistente en los distintos medios de difusión utilizados, para hacerlo tuyo y dar al consumidor una mejor oportunidad de recordarlo.

A

Usa palabras que venden.

Determinadas palabras o frases tienen connotaciones que nos activan, como por ejemplo: exclusivo, secreto, regalo, fácil, extra, instantáneo, nuevo, rápido, original, seguro, único, inteligente, ganar, ahorro, esencial, completo, sentir, unirse, oportunidad, superar, enamorar…

Además, es importante utilizar palabras y expresiones propias del segmento de público al que va dirigido el mensaje, según su edad, aficiones o intereses.

A

Transmite el mensaje con claridad.

Asegúrate de explicar lo que quieres con términos claros y fáciles de entender. En un vistazo, el espectador debe entender tu mensaje y tomar una decisión.

A

Añade elementos gráficos memorables.

Las imágenes o la música deben apoyar el mensaje principal y hacer que se recuerde fácilmente.

Los elementos gráficos son el gancho que capta la atención y genera interés para leer el cuerpo. Los dos elementos trabajan juntos para crear el ambiente general del anuncio.

Por tanto, los elementos gráficos tienen que ser llamativos pero también resultar relevantes para lo que se vende. Una chica en bikini no sirve para todo.

Se trata de transmitir la esencia de lo que se quiere vender sin distraer del mensaje principal sino complementándolo y aportando información extra sin saturar el conjunto. 

A

Presta atención al texto.

El título debe dominar el anuncio para que pueda entenderse rápidamente, ya que incluye la información más relevante, por lo que no debe generar confusión con demasiados elementos, tipos de fuente u otros elementos.

Los subtítulos añaden información secundaria. Mientras el título capta lectores, el subtítulo explica la oferta con más detalle. Aunque no siempre es necesario, es un elemento más que tiene su función. 

El cuerpo del texto aunque es un elemento prescindible, tiene como función aportar más detalles.

El tipo de letra es un elemento que aporta información, al expresar el tono de la pieza, puede ser seria, informal o divertida, grande y clara o requerir más esfuerzo de lectura. Como regla general, no utilices más de dos o tres tipos de letra para evitar confundir y distraer el ojo del lector en lugar de enfocarlo.

Además, si es posible, evita subrayados, cursivas o bordes que solo añaden desorden.

En cuanto al color, es una forma de transmitir emociones concretas, aunque no siempre es necesario.

Finalmente, la maquetación es importante para dar sentido al conjunto. 

Si se trata de un anuncio impreso, el papel adecuado añade apariencia y ambiente a la pieza.

En el caso de las piezas publicitarias animadas como los banners, las imágenes, los videos y otros elementos tecnológicos, funcionan bien, siendo más interesantes que los banners estáticos, aunque tienen el inconveniente de que pueden tardar más en cargarse.