conseguir clientes

En cualquier momento de la vida de un negocio, ya sea en sus comienzos, cuando necesita revitalizarse o porque quiera crecer, resulta crucial conseguir nuevos clientes.

Después de la captación de clientes potenciales, tendremos que pensar en convertirlos en compradores, aumentar su frecuencia de compra o el gasto medio, fidelizarlos, etc.

Pero, el objetivo principal de cualquier negocio es atraer y retener clientes, un flujo constante de nuevos clientes permite hacer crecer el negocio y, los clientes fieles hacen que el negocio se consolide. 

Por tanto, lo primero que necesitamos es tráfico, visitas en la tienda física o clientes online, ya que hay una correlación positiva entre el número de visitantes y la cifra de ventas, a más visitas más ventas.

Ante la apertura de un nuevo negocio, cuando aún no tenemos clientes, a menudo nos centramos más en vender que en buscar clientes, pensando que no podemos hacer mucho para atraerlos, sobre todo en los establecimientos físicos. Pero sin clientes no hay ventas, de manera que, el primer objetivo antes de vender es atraer clientes, saber cómo presentarnos ante ellos y convencerlos para que nos den una oportunidad. Nuestro mejor aliado será comprender profundamente a nuestro cliente objetivo, sus necesidades, deseos y motivaciones.

Por otro lado, conseguir clientes cuando las ventas bajan, es una de las mayores preocupaciones de cualquier minorista. Si bien es inevitable que las ventas caigan puntualmente en determinadas situaciones que están fuera de nuestro control, como que haya obras en la acera, mal tiempo o se trate de un descenso estacional natural en las ventas, debemos estar atentos para que estas circunstancias no se prolonguen demasiado, probar nuevas estrategias constantemente, aprender cuáles son las técnicas que resultan más eficaces en cada caso y saber cómo curar un negocio para atraer clientes cuando la caída en las ventas se prolonga.

En este artículo, vamos a mostrarte las mejores acciones comerciales que puedes implementar para llevar clientes a tu establecimiento y conseguir que más gente visite tu negocio, ya sea a pie de calle o digital.

El tráfico de clientes mide la capacidad del negocio para ser elegido por potenciales clientes.

Además, permite conocer los hábitos de compra de los clientes, los días y horas de más afluencia, para adaptar el horario a las necesidades o preferencias de la clientela.

El tráfico se mide con la siguiente fórmula:

                       [100 x (Tráfico periodo actual – Tráfico periodo anterior)] / Tráfico periodo anterior

Estos datos puedes obtenerlos a través de un conteo de personas manual o de un contador colocado en la entrada, en el caso de una tienda física.

En una tienda online existen distintas herramientas que permiten medir ésta y otras variables importantes, como Google Analytics o SemRush, por ejemplo.

El tráfico puede verse influido por factores tan difíciles de controlar como la climatología o un cambio en el algoritmo de Google, por ejemplo.

Pero también por campañas promocionales o publicitarias de la competencia, eventos de tipo deportivo o social, la apertura/cierre de determinados negocios que pueden desplazar el tráfico de clientes de un eje comercial a otro o, en el caso del comercio electrónico, que una tienda se sitúe por encima de otra en los resultados de búsqueda online.

Así que, a la hora de comparar unos períodos con otros y evaluar los resultados, tendremos que tener estos aspectos en cuenta.

¿Por qué no entran los clientes en mi tienda?

Existen muchos factores que pueden influir en los clientes potenciales a la hora de entrar o no en un establecimiento físico o página web.

Veamos los más frecuentes en el ámbito físico:

A

La tienda es nueva.

A pesar de que lo nuevo suele suscitar interés, también puede generar miedo a lo desconocido.

Invitar a los transeúntes desde el escaparate a que conozcan el negocio, a través de las redes sociales o la web, suele dar buen resultado.

También podemos colaborar con los establecimientos cercanos para presentar nuestros productos o realizar algún evento donde presentarnos a la comunidad.

Por supuesto, premiar a los primeros clientes para obtener recomendaciones, puede ser otra opción.

A

La tienda no es visible.

Puede parecer raro, pero es bastante frecuente.

Todos andamos con prisas, siempre en automático y muchas veces tardamos en darnos cuenta de que han abierto un nuevo negocio en la calle por donde pasamos a diario.

Los negocios abren y cierran constantemente y ya no nos fijamos.

Muchas veces los locales están tan apretados que algunos establecimientos se quedan entre los rótulos y los toldos de los que están pegados y no se ven, incluso una iluminación superior en los establecimientos cercanos, puede dificultar la visibilidad.

Por supuesto, un local escondido, sin tráfico peatonal o rodado que pase por delante, tendrá que utilizar técnicas específicas de atracción de clientes.

Es algo que debes estudiar, comprueba que eres visible.

A

Barreras psicológicas.

Una puerta muy estrecha o pesada, escalones o la falta de visibilidad hacia el interior, puede hacer que la gente no entre.

Mercancía en la entrada o un vendedor plantado en la puerta, supone un obstáculo para nuestro cerebro reptil, que no se va a tomar la molestia de superarlo.

No ver el interior puede generar desconfianza o incluso miedo, cuando el establecimiento no se conoce.

A

Lo que el público ve no le gusta.

Suciedad, desorden, instalaciones descuidadas, un diseño poco atractivo o que no es coherente con el producto.

También puede suceder que el escaparate resulte confuso, los productos no guardan relación, no coinciden con el interés del comprador o su exposición no es la adecuada.

Tal vez, el aspecto o la actitud del vendedor pueda resultar intimidante o inadecuada.

Incluso, en ocasiones, es el ambiente lo que les echa para atrás, música alta, un olor desagradable, muchos amigos de visita, discusiones…

A

¿Dónde están los precios?

Si no se muestran los precios en el escaparate, el cliente no tendrá una referencia de lo que se va encontrar y le dará vergüenza entrar a preguntar.

También es frecuente que al no aparecer los precios, el cliente piense que son altos.

A

La imagen resta calidad.

Otra cosa que sucede con frecuencia, es aprovechar la fachada del negocio establecido en ese local con anterioridad y que no se corresponda con el posicionamiento que queremos conseguir para nuestro negocio.

Puede ser la fachada o cualquier otro elemento; los colores, la cartelería, etc.

Es decir, la imagen del negocio puede estar restando calidad a la oferta y los precios verse como elevados para lo que parece que ofrecemos.

A

Al cliente le da vergüenza no comprar nada.

Es importante cuidar el proceso de venta para no dar la sensación de que sólo es bien recibido quien compra. A veces el visitante no está predispuesto a comprar, pero eso no impide que disfrute de la visita y sienta el deseo de repetir en otro momento y llevarse algún artículo.

También debemos cuidar que el cliente no se sienta acosado o presionado durante su estancia en el establecimiento, puede ser un condicionante decisivo para que, aunque le guste la oferta, no se atreva a entrar por no comprometerse.

Es algo que pasa con frecuencia en las tiendas de atención asistida, donde el cliente no puede moverse y explorar libremente los productos.

A

No está claro si la tienda está abierta o cerrada.

Muchas veces, en nuestro afán por ahorrar, pensamos que la iluminación puede ser prescindible.

No lo es, la tienda debe estar bien iluminada, que no quepa ninguna duda de que está abierta y visible. Las consecuencias pueden ser perder clientes.

Veamos ahora por qué los clientes no entran en el sitio web:

En el mundo minorista en línea ocurre lo mismo que en el físico, si no puedes atraer tráfico a tu sitio, la conversión y el análisis (que serían las siguientes tácticas a implementar) no importan.

En Internet, la primera página de los motores de búsqueda es como el eje comercial de la ciudad y los primeros resultados, la calle principal.

Por tanto, para recibir visitas de forma orgánica en un sitio web, es necesario aparecer en esa lista. Por supuesto, hay mucha competencia ahí arriba. 

¿Cómo aumentar el tráfico en el sitio web?

A

Optimización de motores de búsqueda, SEO.

Al principio los motores de búsqueda eran más simples y resultaba más fácil competir con los pesos pesados de la industria por las primeras posiciones. Se trataba de metadatos, densidad de palabras clave y estructura básica.

Después, se puso más énfasis en el contenido único y de calidad, y los enlaces entrantes.

En el momento actual, para competir con las grandes cadenas, se requiere, además, demostrar ser una autoridad en los productos y servicios que ofrecemos.

Todo lo incluido en las dos primeras fases sigue siendo importante, la web debe tener una arquitectura sólida que le muestre a Google la ruta ideal a través de las páginas y cómo se relacionan entre sí para que pueda rastrear el sitio y clasificarlo correctamente, contenido único y enlaces entrantes de calidad, sin esto no se gana siquiera la oportunidad de jugar.

En cuanto a la autoridad, es necesario establecer conexiones profundas y significativas con comunidades relevantes, ofrecer guías de uso, vídeos, etc., también ayuda. 

A

Utilizar las redes sociales.

Las redes sociales suponen promoción, ventas, enlaces, acciones y relevancia, para potenciar el tráfico de los clientes online.  Es algo que los minoristas tienen que tener en cuenta y dedicarle tiempo y esfuerzo.

Las redes sociales son ante todo un lugar donde compartir, idealmente, contenido informativo, llamativo y divertido. Si cumple estas tres condiciones mejor que mejor.

Asegurándose de que ese contenido resulta útil para la audiencia y fácil de consumir y compartir.

A

Invertir en publicidad de pago por clic.

La forma más rápida de atraer tráfico a la tienda online, del tipo que genera conversiones, es pagar por ello.

Pero la publicidad de pago también es un arte, especialmente cuando se compite en términos desiguales con grandes minoristas. De modo que, tendremos que centrar nuestros esfuerzos en aquello que nos diferencia de esta competencia, tal vez un mejor puntaje de calidad, la orientación geográfica o ir más allá de Google y explorar otros motores de búsqueda.

A

Usar Google Shopping.

Esta es una forma increíble de mejorar la generación de tráfico en un comercio electrónico.

A diferencia de AdWords, Google Shopping permite ver imágenes del producto, comparar precios y filtrar resultados.

Además, los usuarios de Google Shopping se encuentran en la parte inferior del embudo de ventas, ya han realizado su investigación y están listos para comprar, por lo que resulta un tráfico de alta conversión.

A

Optimizar el funcionamiento del sitio web.

Si conseguimos posicionar nuestro sitio en los mejores resultados de búsqueda, lo último que queremos es perder clics o visitas que entran y salen en segundos. Por eso, debemos cuidar aspectos como:

La velocidad de carga del sitio, si el sitio no responde al clic al instante y se carga rápido, es posible frustrar al visitante o incluso, hacerle desconfiar.

La tienda online debe tener un diseño limpio, ser fácil de leer, navegar y operar, para aumentar la confianza y las ventas.

La respuesta debe ser relevante, es decir, coincidir con la intención de búsqueda. Si alguien está buscando unas zapatillas Converse All-Star, no se le puede llevar a la página de inicio porque le estaremos confundiendo y generando una gran barrera de entrada.

Si todo esto se hace bien, entrará en juego la segunda fase que es propiciar la conversión.

Cómo atraer clientes al negocio rápido

Lo más importante antes de realizar cualquier acción es planificar, primero lo que queremos conseguir y luego cómo podemos conseguirlo. La clave para la captación de clientes se basa en dos aspectos fundamentales que hay que dominar sí o sí.

Por un lado, conocer muy bien a los clientes, identificar y definir al cliente ideal es fundamental para que la tienda resulte atractiva y relevante.

Por otro lado, hay que definir con claridad cuál es el valor diferencial que aporta el negocio a ese cliente y saber comunicárselo, en la forma y con los medios que mejor se adapten a él.

Teniendo estos dos aspectos muy claros, el número de tácticas que puedes utilizar para conseguir clientes es muy amplio. Vamos a verlas, pero antes…

¿Qué es lo primero que ven los clientes potenciales antes de entrar en una tienda?

El descubrimiento de un negocio, tanto físico como online, puede surgir del boca a boca, de un resultado de búsqueda en Google, un anuncio, reseñas en línea o redes sociales, por ejemplo.

En el caso de una tienda física, el cliente lo primero que ve es la ubicación del local, la fachada, el escaparate, el rótulo y la puerta de entrada.

En una tienda online será la velocidad de carga, el diseño de la página, los colores, la arquitectura, la tipografía, las imágenes, los mensajes y banners.

En ambos casos y en función de distintos estímulos, el cliente decide, en muchas ocasiones de forma inconsciente, si entra o si pasa de largo.

Es un momento crucial para captar nuevos clientes, es el momento de llamar su atención, hacer que se detengan y despertar su interés. Durante unos pocos segundos, el potencial cliente está recibiendo información, percibe sensaciones y rápidamente construye una idea de lo que tiene ante sí.

Es el mismo proceso que seguimos todos cuando conocemos a alguien. Se dice que «no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión».

Esta es la oportunidad de causar buenas sensaciones, vibraciones positivas y destacar.

El escaparate, ya sea físico o virtual, es un incentivo crucial, es tu carta de presentación, tu ventana al exterior, es el elemento clave para seducir al cliente y despertar su interés y el deseo de explorar qué hay para él.

Si todo va bien, el cliente entra en la tienda o explora la web y, nuevamente, hay pocos segundos para seducirle.

Es un momento importante porque de él depende que la experiencia de compra sea satisfactoria o no. Lo que influirá en aspectos tan importantes como el gasto, la fidelización o la prescripción.

Cómo causar una buena primera impresión para que entren clientes a mi tienda.

El secreto no es tanto el producto o el precio sino todo lo que le rodea. Muchos de los aspectos más decisivos para conseguir clientes, vienen de la mano del neuromarketing.

Los aromas, los colores, la música o los sonidos, la disposición y presentación del producto, en un establecimiento físico y una arquitectura e información clara, junto a un diseño web atractivo, en el ecommerce.

Lo primero que debe sentir un cliente es la sensación de estar en un lugar limpio y ordenado, con el producto accesible. Un ambiente agradable, confortable, que transmita buenas vibraciones.

Una vez que el cliente potencial se decide a entrar en una tienda física o a explorar una tienda online, también hay que estar a la altura.

En el caso del comercio electrónico tenemos que tener presente que existen ciertas barreras que el cliente debe superar antes de comprar, sobre todo cuando es su primera visita. Veamos algunas:

Z
Las fichas de producto deben tener la mayor información posible para suplir las carencias de no poder ver, tocar y probar el producto. El texto debe estar bien redactado y resultar inspirador, las imágenes deben tener buena calidad y mostrar los detalles y, las especificaciones deben ser precisas. Por supuesto, todo lo que pueda ayudar al cliente a decidir sobre tallas, colores, sabores, ingredientes, etc., será bienvenido.
Z
La información sobre los precios y plazos de entrega debe quedar clara desde el principio, así como las políticas de cambios y devoluciones. La calidad de un producto no puede conocerse hasta que el consumidor lo examina con sus manos. No presenta dificultades en los comercios tradicionales, pero ese no es el caso en el comercio electrónico. La mayoría de los consumidores están acostumbrados a esta dificultad y, por lo tanto, esperan encontrar ciertas garantías al comprar en línea.
Z
La navegación en el sitio web debe ser fluida, la velocidad de carga es muy importante y un buen motor de búsqueda junto con filtros que ayuden al cliente a afinar sus preferencias, marcarán la diferencia entre una compra satisfactoria y un carrito vacío.
Z
La garantía de seguridad en la compra es un requisito imprescindible para realizar una compra online. Nadie está dispuesto a compartir sus datos bancarios a través de pasarelas poco confiables y esto también debe quedar claro desde el principio.
Z
Al mismo tiempo, las opciones de pago disponibles suponen un aliciente más para comprar, tal vez la seguridad de poder pagar a través de Paypal o contrareembolso, resulte importante en la decisión de compra.
Z
Más de un 30% de los compradores abandonan su carro si se ven obligados a registrarse para realizar la compra. Imponer este requisito sin aportar opciones como la compra de invitado puede resultar contraproducente.
Z
Por último, otro problema frecuente en las compras online es la lentitud en la respuesta a la hora de pedir más información o resolver problemas.

En el caso del establecimiento físico, muchos de los problemas anteriores desaparecen, pero causar una buena impresión sigue requiriendo esfuerzo. Veamos algunos aspectos de la bienvenida perfecta.

El saludo es la forma de iniciar nuestra relación con los clientes, es un signo de cordialidad y buena educación.

Es algo tan obvio que parece mentira que en muchos establecimientos no se haga, pero así es.

Un simple, «Hola», «Buenos días» o «¿Qué tal?», dependiendo del público al que te diriges, es innegociable.

Vamos a ver distintas situaciones:

Z

Cliente nuevo.

Si el cliente que acaba de entrar no conoce el negocio, puede sentirse un poco perdido.

Abalanzarse sobre él preguntándole directamente, ¿te puedo ayudar en algo?, puede resultar brusco e intimidante.

Como clientes, estamos muy acostumbrados a oír esta frase y responder con el automático «No, solo quiero echar un vistazo…» De hecho, es un momento extraordinario para diferenciarse, dirigiéndose al cliente de una forma diferente, que no espera. 

¿Qué pasa si cambiamos la pregunta?

Por ejemplo, ¿Conoces la tienda? ¿Quieres que te guíe por el establecimiento?

Puedes crear tu propia fórmula, tal vez contar tu historia, cuáles son tus especialidades o simplemente promover una conversación natural que haga que el cliente se sienta bienvenido, cómodo y relajado.

Podrías presentarte con tu nombre para que te avise cuando necesite algo o, incluso, obsequiarle con un pequeño detalle de bienvenida. Siempre resulta original y los clientes lo agradecen.

Z

Cliente frecuente.

Si se trata de un cliente frecuente, lo mejor es saludarlo por su nombre.

Escuchar nuestro nombre estimula regiones del cerebro que hacen que prestemos más atención, nada nos es más familiar que nuestro nombre.

Cuando no recordamos su nombre, simplemente le hacemos saber que lo reconocemos; «Un placer volver a verle», «Bienvenido de nuevo»… Lo que resulte más natural.

¡Cuidado con la expresión «Hombre… Cuánto tiempo»! 

En todo caso, es bueno establecer contacto visual con los clientes que entran. El contacto visual crea lazos emocionales y, por supuesto, la sonrisa genera acercamiento y confianza.

Es importante que el cliente se sienta bienvenido y esto empieza con el lenguaje corporal.

No es necesario abandonar a otro cliente para recibir al que entra, pero sí mostrarle que le hemos visto, estableciendo contacto visual y sonriendo.

Después del saludo, hay que dar espacio si es necesario.

Muchos clientes no buscan nada en concreto, simplemente entran para ver las novedades, porque les ha gustado algo en el escaparate o para dar una vuelta por el local y ver que hay.

No pensemos solo en las ventas inmediatas, es estupendo que se interese por el negocio, aunque no vaya a comprar nada en ese momento, puede comentar su descubrimiento o volver en otra ocasión.

Tu misión sigue siendo que salga satisfecho con la visita.

Otros pueden tener intención de comprar pero les gusta ir a su ritmo, mirarlo todo, tocarlo, pensarlo…

Anímalos a que lo hagan, a que prueben, miren, toquen y experimenten, les encantará.

Solo tienes que estar disponible cuando te necesiten.

Z

No te vayas todavía.

La despedida es igual de importante, por eso debemos mostrar la misma sonrisa y amabilidad que cuando entraron, aunque no se lleven nada.

Se han hecho estudios en compañías de venta telefónica, donde el comprador no ve a su interlocutor, que demuestran que los teleoperadores que sonríen consiguen mejores resultados que los que hablan con un gesto serio.

En Japón, acompañan a sus clientes hasta la puerta, donde les entregan sus bolsas y reverencian hasta que los pierden de vista…

No hace falta llegar a tanto, pero podemos buscar la fórmula más adecuada para sorprender y hacer que el cliente salga con una sonrisa del establecimiento, señal de que ha tenido una buena experiencia, que seguro recordará y compartirá.

Cómo disponer un negocio para conseguir clientes

El consumidor ha cambiado, está más informado, es más selectivo y reclama más valor por su dinero y su tiempo.

Sus gustos también han cambiado y tiene muchas opciones para adquirir el mismo producto, a un precio similar.

Por tanto, tiene poder para demandar más de un establecimiento comercial:

N
Un diseño agradable y motivador.
N
Una imagen acorde con el producto que quiere adquirir.
N
Una atmósfera en la que pueda disfrutar de su acto de compra.
N
Un compromiso con ciertos valores.
N
Una atención esmerada y útil.

Un estudio de la Universidad del País Vasco demuestra que el diseño exterior; rótulos, escaparates, fachada, entrada y arquitectura, incide de una forma importante en la calidad percibida por el cliente respecto al establecimiento.

De igual manera afectan las condiciones ambientales (música, aroma, decoración, iluminación, limpieza…) en su percepción de la calidad.

El diseño interior, el  visual merchandising y la estética tienen que dirigirse a hacer una compra práctica y placentera, pero también estratégica.

La atención, el servicio y el clima generado por el vendedor y su clientela, serán otro elemento decisivo.

Por tanto, la calidad que percibe el cliente respecto al establecimiento incide directamente en la calidad que percibe sobre el producto.

Es decir, que el cliente a la hora de evaluar la calidad del producto no solo tiene en cuenta sus características sino también las del establecimiento donde lo compra.

¿Cuál es la idea que debe germinar en la mente de un cliente cuando compra en un establecimiento?

N
Satisfacción en la experiencia de compra, incluso compras diarias de reposición.
N
El deseo de alargar más la estancia al disfrutar de la compra, lo que se traduce en más ventas.
N
La convicción de volver a comprar en ese negocio y compartir la experiencia con sus conocidos.

Como ves, adaptar la forma de vender a la nueva forma de comprar resulta imprescindible para la continuidad del negocio.

Si llevas años con tu negocio, reinventarse cada cierto tiempo es vital.

Si estás empezando, piensa en esto desde el principio.

En todo caso, ser honestos con nosotros mismos y humildes a la hora de evaluar lo que podemos mejorar, redunda en grandes beneficios.

¿En qué puedes mejorar, para que tus clientes no puedan resistirse a entrar en tu establecimiento cuando pasan por delante?

Estrategias generales para conseguir clientes en un pequeño negocio físico u online

Tenemos dos variables muy relacionadas a tener en cuenta al definir nuestra estrategia para conseguir clientes.

Por un lado, hay que evaluar las tácticas más apropiadas para aumentar el tráfico en la tienda y por otro, aquellas que nos ayuden a aumentar la tasa de conversión.

Cuando el tráfico es bueno y la tasa de conversión alta, es decir, si la relación entre los clientes que entran en la tienda y los que acaban comprando es elevada, es que se ha hecho un buen trabajo.

Supone un buen conocimiento del cliente, aportar valor, conectar con el público, en definitiva, contar con un establecimiento o sitio web diseñado y optimizado para vender.

Pero, imagínate lo que pasaría si las visitas aumentan, si entran más personas en el negocio, evidentemente, las ventas suben.

Si el tráfico es bueno, pero la tasa de conversión es baja, es decir, entran muchos curiosos y se van sin comprar, entonces hay que trabajar en las estrategias de conversión. En todo caso, más visitas deberían suponer más ventas, así que es interesante seguir implementando tácticas de captación de clientes.

Cuando no entra nadie, hay que salir de la cueva y proyectarse más allá del punto de venta, siempre teniendo en cuenta que, para atraer nuevos clientes, también hay que trabajar desde el establecimiento.

 

El tráfico está muy ligado a la ubicación del negocio, pero cuando esta variable no se puede cambiar, siempre nos quedará el marketing y la comunicación.

 

Cuanto más diferenciada y auténtica sea la experiencia de compra, más se expandirá el área de influencia y la capacidad para atraer ventas al negocio desde mayores distancias.

Veamos cómo desarrollar la mejor estrategia para hacer que los clientes entren en el punto de venta.

Z

Evaluar la percepción del cliente sobre el atractivo del negocio.

Antes de cambiar algo es importante determinar cómo ven tus clientes actuales tu negocio.

Para ello, puedes reunir algunos comentarios de clientes habituales, bien mediante un breve cuestionario o haciendo un seguimiento de los resultados de sus observaciones, comentarios, opiniones o sugerencias, sobre lo que se puede mejorar.

Z

Desarrollar la personalidad de la marca y establecer una conexión.

Ayuda a los transeúntes o a los visitantes web a establecer una conexión entre lo que estás vendiendo y la experiencia de compra esperada, invítalos a entrar o navegar mediante la estimulación sensorial.

El color puede influir en la percepción que el cliente tiene de una tienda, asegúrate de elegir una paleta de colores que refleje tu marca y usa ese esquema en todo tu marketing visual.

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el color rojo es el más utilizado en los carteles de venta? Un estudio demostró que tendemos a reaccionar más rápido cuando vemos el color rojo porque está programado en nuestras mentes como una señal de peligro, así de poderosa es su influencia en nuestras emociones.

 

Los olores desencadenan recuerdos y emociones. Se ha demostrado que el olor persuade a los clientes a permanecer en la tienda durante más tiempo, además, un aroma agradable y sutil mejora la percepción de la calidad. 

Es algo que llega directamente al subconsciente y nos hace sentir bien y permanecer más tiempo en el establecimiento, lo que se traduce en ventas.

La iluminación juega un papel vital para mostrar los productos y crear un ambiente adecuado, además, puede influir en el estado de ánimo de las personas.

La música motiva al personal mientras pone a los visitantes en el estado emocional adecuado para tomar decisiones de compra.

Elige una música que refleje el carácter de la tienda, la música rock para vender ropa de bebés puede no ser la más adecuada, por mucho que te guste. Tanto su estilo como su volumen debe dirigirse al tipo de público con quien trabajas.

La distribución de los productos también es decisiva, los productos que no se ven, no se compran.

La exposición de los productos debe guardar un cuidado equilibrio entre su visibilidad y no caer en la sobrecarga que puede agobiar y confundir al cliente.

Existe un elemento sensorial más que también debes aprovechar, los productos que se pueden tocar o probar se venden más.

Ten siempre presente que la experiencia de compra es totalmente sensorial y hay que jugar con todos los sentidos para atraer y retener a tus clientes potenciales.

En el caso de la venta online, esto puede suponer una desventaja que habrá que suplir con el uso del diseño, la tipografía, imágenes y videos y un buen copy motivador, por ejemplo.

Z

Optimizar el escaparate físico o virtual.

Lo primero que un cliente ve en un establecimiento físico es su fachada, el escaparate y la entrada.

La imagen exterior del establecimiento es la tarjeta de presentación ante las personas que pasan por delante del negocio.

 

Las pelusas y las moscas muertas no atraen clientes…

 

En el caso de un sitio web, la home, la arquitectura web y los banners.

Por ahí es por donde debemos empezar a estimular visualmente a los visitantes para que decidan entrar en la tienda o navegar por la web.

El escaparate, además de estar limpio, debe ser visualmente atractivo y agregar el factor sorpresa para atraer la atención de la gente.

Traducido a la tienda online sería un diseño limpio e imágenes evocadoras de introducción al producto.  

Limpieza, iluminación, claridad en los mensajes y un escaparate que transmita lo que haces y despierte la curiosidad, el interés, la imaginación y las emociones del cliente a quien te diriges, son algunas de las respuestas a la pregunta cómo hacer que entre más gente en mi negocio.

Podemos estimular los sentidos mediante colores, imágenes, la decoración, la música, el olfato, el tacto o el gusto. Elementos con capacidad para  salir a la calle y llamar la atención, proponiendo una experiencia sensorial.

El escaparate o la página de inicio, son la primera impresión que los clientes van a tener del negocio, por eso debemos exhibir los mejores productos y aquellas características que muestran a los clientes nuestras propuestas y el valor que aportamos.

Deja que se vea el interior, los rótulos deben ser visibles y atraer la atención, deben poder leerse de un vistazo y contener un mensaje atractivo.

También podemos utilizar elementos móviles en el exterior con material de marketing.

El objetivo es atraer la atención del comprador y generar interés, ya sea a través del producto en sí, alguna promoción, una llamada a la acción que genere un poco de urgencia o de algún detalle curioso, simpático o agradable.

Z

Cuidar el diseño de la tienda.

Un diseño efectivo es esencial para conseguir clientes y mantenerlos en la tienda durante más tiempo.

La entrada es el espacio de acceso a los clientes, por eso es importante mantenerlo despejado y destacar en términos de iluminación y color.

Salvo algunos negocios de lujo, que buscan más discreción, la puerta está mejor abierta para no poner obstáculos al comprador.

El 90% de los clientes girarán a la derecha al entrar en la tienda, por lo que esta sección tendrá el mayor impacto en su primera impresión y necesitará atención adicional al elegir y exhibir el producto.

Otra cosa a tener en cuenta es crear un recorrido que dirija a los clientes por toda la tienda, esto les permitirá ver más productos y aumentará las posibilidades de compra.

Es importante también, saber dónde colocar el/los mostradores, ya que a menudo se considera que separan psicológicamente al vendedor de los clientes, lo que tiende a crear una impresión de «nosotros contra ellos» y envía señales equivocadas.

Los empleados caminando por la tienda, aportan la impresión de movimiento y resultan menos intimidantes para que los clientes decidan entrar.

Z

Aprovechar al máximo la visita de los compradores. 

Demasiada atención o insistencia puede resultar intimidante y dar la impresión de desesperación, en su lugar, actuar de una manera cortés y tranquila suele ser más efectivo para que el cliente mire lo que quiera con tranquilidad.

Animar a los clientes a que publiquen fotos con los productos o comentarios sobre lo que están probando, incluso utilizando incentivos, es una forma divertida de animar las visitas.

Una de las ventajas de la tienda física es la facilidad con la que se pueden construir relaciones con los clientes e incentivarlos a volver con amigos o familiares.

Las recompensas son importantes para que los clientes repitan la visita y hoy en día, no resulta difícil establecer un programa de fidelidad original.

Veamos ahora, estrategias de marketing y comunicación fuera del punto de venta para aumentar el tráfico de clientes.
Z

Campañas promocionales para conseguir clientes.

Los descuentos suponen una de las técnicas que mejor funcionan para conseguir clientes nuevos.

Siempre tenemos que tener en cuenta su impacto en el margen y qué número de ventas necesitamos para que el aumento de tráfico lo compense.

Podemos llevar a cabo muchos tipos de campañas, desde las típicas rebajas hasta artículos con precios gancho colocados en el escaparate o en la entrada del establecimiento. En el sitio web se pueden utilizar banners o páginas de venta específicas.

También podemos utilizar descuentos a mitad de temporada para liquidar productos que no han tenido mucha salida.

Otro tipo de campañas promocionales pueden estar dirigidas a determinado tipo de clientes como los vip, familiares y amigos, clientes recomendados o clientes especiales, interesados en un determinado tipo de producto que queremos impulsar.

Podemos hacerlo a través de invitaciones personalizadas para unos días y horas muy concretos y que transmitan cierta exclusividad.

Son interesantes también las ofertas personalizadas a través de SMS o email, para los clientes que llegan a un determinado nivel de gasto o que han comprado un producto que necesita accesorios o al que se pueden añadir complementos, por ejemplo.

También podemos personalizar la oferta mediante packs que resulten de interés para determinados clientes.

Otro tipo de ofertas son las dirigidas a colectivos; parados, jubilados, jóvenes, estudiantes, etc.

O incluso ofertas puntuales en momentos determinados, el día habitual de cobro o el de vencimiento de las tarjetas de crédito.

Contar con un canal especial tipo outlet para liquidar el stock sobrante, también es una buena idea.

Z

Ideas de ofertas y promociones para conseguir clientes.

Regalar algún detalle bonito cuando el consumidor entra en el establecimiento, una cestita de tallas mini o cualquier otra cosa, es otro ejemplo de cómo conseguir clientes rápido.

Realizar degustaciones de producto y demostraciones de cómo utilizar el producto.

Ofrecer más por el mismo precio, puede ser un servicio complementario o un producto accesorio.

Captar a los compradores enfadados con la competencia ofreciéndoles exactamente lo que los competidores no les dan.

Hacer sorteos o concursos originales donde la gente pueda participar como protagonista, por ejemplo, compartiendo un selfie mientras utiliza un producto o servicio.

Ofrecer muestras gratis en la entrada del establecimiento.

Descuentos especiales en la próxima compra antes de una fecha determinada u ofertas en fechas concretas.

Z

Campañas de publicidad.

Podemos utilizar tanto medios tradicionales como campañas menos costosas y mucho más segmentadas, a través de las redes sociales como Facebook, Twitter o YouTube.

También podemos echar a volar la imaginación y realizar campañas creativas tipo marketing de guerrilla, que acaben teniendo impacto en los medios.

Otra posibilidad es realizar campañas conjuntas con otras tiendas, negocios o asociaciones con las que colaboramos.

Z

Marketing directo.

El marketing directo utiliza técnicas que facilitan el contacto directo e inmediato con el cliente potencial de forma bien segmentada, mediante criterios sociales, económicos o profesionales, así como por hábitos de compra, intereses o gustos.

El objetivo de estas técnicas puede ser la promoción de un producto o servicio y también, la promoción de una idea o una marca.

Los sistemas empleados para este contacto directo pueden ser el email marketing, llamadas telefónicas, SMS, buzoneo, publicidad en mano, etc.

Z

Viejas fórmulas renovadas.

La celebración de eventos; fiestas, desfiles, demostraciones, exposiciones, actividades familiares, etc., haciendo participar a los propios clientes, seguro que anima las ventas. Incluso se pueden hacer de forma virtual.

Adherirse a una causa por convicción, alineada con la filosofía del negocio y con tus valores, puede ser una ONG o una causa local.

Dirigirse a nuevos segmentos de clientes, nuevos nichos de mercado, adecuando los productos o servicios o mediante nuevos usos de los mismos.

Apuntar hacia mercados emergentes, nuevas tendencias, hábitos o momentos de consumo poco explotados.

También podemos recurrir a la venta de productos o servicios que no tengan nada que ver con la actividad principal pero que sean útiles para el cliente; una peluquería con cafetería, una cafetería con arte…

Z

Fórmulas de otros sectores adaptadas.

El Plan Renove, habitual en concesionarios de automóviles, puede ser aplicado a otro tipo de negocios.

El alquiler de productos también es una buena opción.

Buscar fórmulas para cobrar solo por lo que se consume, una tarifa plana o un precio base al que se le pueden añadir extras.

Un sistema de reciclado de productos.

Utilizar fórmulas de afiliación, ofreciendo a los clientes o a otros negocios una comisión por las ventas que generen.

Ofertas especiales para incentivar las recomendaciones o comentarios. Mediante un programa de prescriptores se puede premiar a los clientes, negocios o profesionales que te recomienden.

La captación cruzada a través de talleres, cursos o demostraciones. Piensa en cosas sencillas, un taller sobre nudos de corbata, nutrición, peinados, bricolaje, maquillaje, moda o tecnología, con ofertas específicas para ese momento.

Regalar o financiar producto o servicio a cambio de una permanencia más a largo plazo, como hacen las empresas de telefonía, pero que podría aplicarse a una tienda de ropa, un taller mecánico, un abogado, una asesoría, un supermercado o un restaurante.

Adherirse a una red de empresas que te recomienden, que requieran tus productos o servicios, o incluso tus instalaciones.

Contactar con influencers, personas cuya opinión tiene peso en una comunidad, para que prueben tu oferta.

Realizar una venta cruzada con negocios complementarios o llegar a acuerdos para utilizar el club de fidelización de otras empresas.

Utilizar la plataforma de un gigante para darte a conocer y buscar clientes.

Z

Atracción digital de clientes.

Contar con una web o blog dinámico, donde compartir contenido de interés, es una de las técnicas más efectivas para conseguir clientes.

Compartir videos personales a través de YouTube, de la web o las redes sociales, con consejos que tu público valore.

Utilizar la publicidad digital para darte a conocer y captar clientes potenciales.

Tener en cuenta las distintas opciones que el móvil ofrece para obtener nuevos clientes, como las App.

Lo más importante es que te quedes con la idea de que todas las acciones que emprendas deben estar dirigidas a los gustos, necesidades y problemas de un cliente específico.

Y además, todas las acciones para captar nuevos clientes, deben orientarse a ofrecerles algo que valoren.

No abusar de las ofertas ni tirar los precios, permite jugar con los descuentos y ofertas puntuales y personalizadas, pero siempre habrá que ofrecer un valor añadido para no competir solo por precio.

Las ventas son la recompensa de un cliente satisfecho. ¡Ofrece soluciones!

Ideas infalibles para conseguir clientes en tiempos de crisis

Hacer ruido para conseguir clientes

La mayoría de los minoristas suelen elaborar su calendario de marketing en función de las fiestas comerciales más habituales, pero… ¿Por qué esperar a que sea San Valentín o el día de la madre?

Piensa en cosas divertidas que puedas celebrar en tu tienda o de forma virtual, relacionadas con tu producto o con tu tipo de cliente, desde tu cumpleaños hasta el día del color rojo…

Los estudios sobre comportamiento del consumidor reflejan que, cada vez más, se entiende la actividad de compra como un momento de ocio y disfrute.

Mira tu comercio como algo más que una tienda, piensa en un espacio de ocio que los clientes asocien con algo divertido, relajante, excitante o curioso.

El objetivo es que se convierta en un destino en sí mismo, en un lugar para visitar por el mero placer de hacerlo, aunque no se necesite comprar nada.

Se pueden organizar clases, reuniones, eventos en las redes, concursos, exposiciones, promociones, participar en eventos comunitarios… Lo que sea con tal de generar un rumor sobre tu negocio capaz de hacerse viral.

También colaborar con otros comerciantes, asociaciones u organizaciones para llegar a más compradores a través de eventos.

Veamos algunos ejemplos:

Z
Co-organizar eventos con otros negocios o asociarse para conectar con una nueva audiencia; un desfile de moda, una degustación, demostraciones, charlas…
Z

Organizar grupos que se reúnan regularmente en la tienda.

Si tienes una tienda de deportes piensa en un club de senderismo donde se organizan rutas. Para un herbolario podría ser un grupo para perder peso, diseñando recetas saludables y apoyándose mutuamente para conseguir las metas propuestas. En una tienda de alimentación ecológica podría ser adecuado asociarse con un profesor de yoga o meditación guiada y ofrecer alguna demostración en tu espacio. Una tienda de ropa de bebé podría ofrecer clases sobre maternidad o masajes. Una tienda Gourmet puede crear un grupo para diseñar extraordinarios menús en ocasiones especiales…

Z

Asociarse con celebridades e influencers.

Mediante una videoconferencia o de forma presencial, tus clientes podrían conversar con deportistas de tu ciudad, bloggers de moda, concursantes o presentadores locales.

Z

Promoción cruzada con otras empresas.

¿Con quién compartes clientes? Encuéntralos e investiga cómo promocionarse mutuamente.

Piensa, por ejemplo, en las necesidades que genera una boda; catering, DJ, ropa, flores, fotógrafo… Todos estos negocios están relacionados.

Z

Educar a los clientes.

Los talleres educativos son geniales para ayudar a los clientes a aprender a usar productos o sacarles el máximo partido. 

Una tienda de belleza ecológica puede organizar talleres para hacer jabones, un supermercado, hacer demostraciones de cocina o eventos de degustación.

También se puede dirigir a crear relaciones entre los clientes; jugones, amantes del vino, del bricolaje…

Z

No todos los eventos en la tienda tienen que estar orientados al cliente. 

También se puede trabajar por la comunidad y organizar una campaña de recogida de comida, ropa, reciclaje, una feria de adopción de animales, etc.

Z

Eventos para recopilar datos

Otra forma de conseguir clientes puede ser organizar un evento con la finalidad de recopilar el correo electrónico o el teléfono de los participantes, para poder seguir en contacto con ellos a través de distintas iniciativas de marketing.

A través de concursos, descuentos o premios, como obsequios exclusivos, puntos de bonificación o recompensas o, incluso, invitaciones desde las redes para visitarte y tomar un chocolate caliente contigo.

Z

Ofertas flash.

También podemos conseguir clientes mediante una venta sorpresa por tiempo limitado. Un periodo de unas horas al día, con ofertas flash.

Se puede promocionar a través del correo electrónico, SMS o las redes sociales.

Este tipo de acciones propician las ventas, pero es mucho más importante hacer un cliente, de modo que, pedir el correo electrónico para seguir en contacto siempre es una buena idea.

Z

El Email Marketing es una solución económica y efectiva para conseguir clientes.

Puedes enviar a tus suscriptores correos sobre productos y sus usos, promociones, información útil o divertida, testimonios, detalles curiosos, consejos, historias de otros compradores…

Después de la compra, recomendar artículos complementarios, recordar a los clientes menos activos que estás deseando volver a verlos y reactivarlos con algún incentivo, enviarles nuevas tendencias, preguntarles qué tal les ha ido con el producto.

Si tu lista de correo es muy pequeña, ampliarla es uno de los mejores esfuerzos de marketing que puedes llevar a cabo. Empieza recopilando direcciones a través de la web, las redes sociales o la propia tienda.

Z
Aprovechar el aburrimiento. Publicar mensajes divertidos en las redes siempre se agradece, si además ofrecemos a la audiencia una excusa para salir de casa y hacer algo entretenido, estupendo.
Z
Hazlo móvil. Si utilizas aplicaciones móviles que llegan a las personas en función de su ubicación, un día lento es momento de ponerlas a trabajar, envíales un código válido para un descuento, obsequio u otra oferta especial, durante unas horas.

Cómo enfocar los esfuerzos de marketing para conseguir clientes

Cuando caen las ventas es cuando empezamos a pensar en recortar gastos y el marketing suele aparecer como la principal opción.

En realidad, lo aconsejable sería aumentar los esfuerzos de marketing durante los periodos de crisis, porque suele haber más competencia y menos dinero en circulación.

Sí que sería el momento de buscar opciones ajustadas al presupuesto de marketing y tirar de imaginación, dirigiéndose al mayor dolor de la clientela.

Enfocarse más, en lugar de tratar de llegar a todo el mundo, reducir la audiencia objetivo a los prospectos altamente calificados para comprar; revistas especializadas, programas de radio específicos, Facebook ads

En lugar de estar en 4 plataformas de redes sociales, ser más activo en dos, contactar con menos personas pero más dispuestas a comprar.

Revisar la estrategia de precios para captar a nuevos clientes

El precio debe ser competitivo pero rentable, en última instancia el precio correcto es el que el cliente está dispuesto a pagar.

Podemos aprovechar las estrategias de venta cruzada y las oportunidades de venta por impulso.

Personalizar los precios según la calidad y vinculación de cada cliente con la marca.

Aportar el valor extra necesario para que el precio no resulte tan importante.

Servir al cliente y conectar emocionalmente

Un excelente servicio es la clave para aumentar las ventas, es crucial escuchar al cliente para comprender sus necesidades y deseos, crear una lista de correo para comunicarse con ellos, ofrecer la experiencia que buscan, no solo un producto o servicio.

Nunca subestimes el impacto de la atención al cliente.

 

El 70% de las experiencias de compra se basan en cómo el cliente se siente tratado, al final no es el producto, ni la publicidad, ni tan siquiera los precios lo que constituye la clave, sino el servicio al cliente.

 

Sabemos que los clientes tienen el doble de ganas de compartir una experiencia negativa que positiva, incluso se dice que se necesitan 12 experiencias positivas para compensar una negativa.

Por lo tanto, es vital hacer lo posible para que todos los clientes se sientan satisfechos. Los resultados del marketing del boca a boca pueden sorprendernos.

Tejer una red para llegar al cliente

Las referencias de otras empresas, con las que compartimos el mismo público, pueden brindar buenos clientes.

Los clientes de referencia generan más ingresos y son más leales.

Cuando se conecta con el socio ideal, un negocio cuya base de clientes se asemeja a la tuya, pero cuyos productos no compiten directamente, tiene sentido vincularse en esfuerzos de marketing conjunto.

La forma más simple sería intercambiar folletos o cupones para colocarlos en los establecimientos de cada uno o incluir contenido sobre el otro negocio en los boletines informativos de cada uno, con ofertas especiales o algún tipo de promoción, por ejemplo.

Fomentar los testimonios para llegar a más clientes

Si bien los eventos especiales son efectivos para aumentar el tráfico durante un tiempo, se necesita trabajo para mantener ese impulso en las operaciones diarias.

La ventaja de la tienda física es la relativa facilidad para establecer relaciones personales con los clientes.

Aprovecha ese poder, nunca se sabe de dónde vendrá la próxima gran venta o el próximo gran testimonio.

Usa las reseñas para contar, a través de otros, el excelente servicio que ofreces.

Pide a tus clientes que comenten su experiencia, busca comentarios amistosos en Facebook o Twitter, ofrece un incentivo a quienes graben un pequeño video testimonial en tu tienda.

Entrenar al personal

Los clientes tienden a recordar su experiencia de compra, más que nada.

Dado que los empleados son los que representan la imagen de la tienda, es importante que brinden un excelente servicio al cliente, profesional y adecuado.

Esto se puede conseguir creando primero una relación sana con los empleados, desarrollando un vínculo, escuchando sus sugerencias y, posiblemente, recompensando su motivación.

Los empleados satisfechos se esfuerzan más en su trabajo y obtienen mejores resultados.

Valorar a los clientes fieles

Si bien es cierto que se necesita generar nuevos clientes para hacer crecer un negocio, tampoco debemos pasar por alto el enorme valor de la fuente de ingresos más fiable, los clientes leales.

Se ha estimado que adquirir nuevos clientes cuesta entre 5 y 10 veces más que conservar clientes existentes.

Para generar clientes fieles necesitamos hacer que los clientes se sientan valorados y apreciados.

Es importante diseñar programas de lealtad que realmente sean valiosos y atractivos.

Los clientes deben sentir que forman parte de un grupo exclusivo que obtiene ventajas, ya sean económicas o de cualquier otro tipo, para que deseen hacer sus compras en tu establecimiento.

Establecer relaciones con los clientes y ofrecer un excelente servicio es prioritario en el comercio minorista y, a la larga, da sus resultados.

Romper los límites

Se pueden ofrecer servicios que ayuden a los clientes a utilizar los productos y viceversa.

Arreglos o personalización para los productos, servicio a domicilio, productos que complementan los servicios…

Podemos incluir también servicios gratuitos:

Z
Ofrecer un descanso a los clientes cuando están de compras o mientras esperan, una zona cómoda con opciones de entretenimiento y refrigerios.
Z
Crear una zona divertida, con juegos para los niños, dibujos animados, música… 
Z
Servicios para animales, cuando las mascotas están admitidas, podemos disponer cuencos de agua y golosinas para animales y crear una pequeña área para ellos.
Z
Wifi gratuito e incluso dispositivos para utilizarlo, puede ser una ocasión para educar sobre el producto, mostrar tu aplicación, etc.
Z
Cargadores USB, es fácil configurar un área dedicada a esto en la tienda.

Ser social

Las redes sociales suponen una herramienta fácil y rentable para comunicarse con la audiencia, ofrecer información y diversión.

Estas plataformas permiten una promoción gratuita y son una de las herramientas de marketing más rentables y fáciles de usar.

El marketing trata de conectar con las personas que se convertirán en clientes y las redes sociales son un vehículo natural para construir conexiones.

La clave del éxito en las redes sociales es proporcionar un contenido interesante para que las personas se conviertan en seguidores.

¿Cuáles son las mejores prácticas para conseguir clientes a través de las redes sociales?

Z
Publicar diariamente para mantener a la audiencia enganchada, pero no de cualquier manera. Es bueno planificar con cuidado las publicaciones para evitar el efecto opuesto.
Z
Involucrar a los usuarios mediante preguntas, respondiendo a sus comentarios, escuchando y atendiendo sus sugerencias.
Z
Elegir los canales más adecuados al negocio y concentrarse en uno o dos, aquellos que generan la mayor cantidad de tráfico a la tienda.
Z
Usar imágenes y vídeos, las publicaciones con este tipo de contenido suelen obtener un 50% más de compromiso.
Z
Definir el tono de la marca y tener cuidado con el contenido demasiado promocional. Compartir contenido que no trata de vender, atrae a un público más amplio que estará ahí cuando tengas alguna noticia promocional.
Hoy en día, muchos consumidores ni siquiera se plantean acudir a una tienda física si no tiene una presencia en línea que les permita acercarse a la marca.

Administrar las finanzas

Parece obvio, pero entre tantas responsabilidades, muchas veces, perdemos de vista las finanzas.

Es necesario crear presupuestos, asegurarse de dónde se gasta cada céntimo, controlar el flujo de caja y el inventario, tomar el control sobre los números del negocio y los principales Kpis que nos ayudan a gestionarlo.

Elegir con cuidado dónde hacer recortes y dónde no, apagar la luz no es una buena idea para obtener visibilidad.

Salir de la tienda para conseguir clientes

Cuando en las tiendas parece estar pasando algo, la gente se vuelve curiosa.

Generar movimiento delante del establecimiento para atraer la atención de los transeúntes, es una forma de buscar que se hable de tu tienda. Por ejemplo:

Z
Utiliza el exterior de tu tienda para conseguir clientes. Puedes generar movimiento proporcionando muestras gratuitas o publicitar de una forma original y vistosa tus mejores ofertas. 
Z
También puedes organizar eventos fuera de la tienda, una limpieza en el parque local, un cambio de imagen gratuito en el lugar de trabajo, una clase de Tai Chi al aire libre…
Hay que perder el miedo a ser creativos, mientras comprendas a tu base de clientes y mantengas el dedo en su pulso, puedes encontrar oportunidades únicas para alentarlos a visitar tu negocio.

Aprovechar al máximo el tiempo de inactividad

Mientras esperas a que tus esfuerzos para conseguir clientes generen resultados, hay otras cosas que puedes hacer para que un día lento no sea un desperdicio… Por nada del mundo quiero verte «descansand@» 😉
Z
Centrarse en el marketing. Avanza en la programación de las redes sociales, revisa los resultados de las campañas más recientes y saca conclusiones, planifica futuros temas para mensajes de correo electrónico.
Z
Ponerse al día en tareas administrativas. Actualizar la contabilidad, revisar y realizar pedidos de inventario nuevo, buscar nuevos proveedores, clasificar y archivar documentos… Esas cosas que siempre quedan al final de la lista de tareas porque no nos gustan demasiado.
Z
Mantenimiento de la tienda. Esa pequeña obra de mantenimiento que puedes hacer tú mismo, limpiar algunas zonas que se van quedando atrasadas, echar un vistazo al visual merchandising y ver cómo se puede mejorar, jugar con el escaparate, la cartelería, buscar ideas para que la tienda luzca más atractiva para los transeúntes.
Z
Invertir en conocimiento. No hay tiempo más productivo que el dedicado a estudiar y aprender, leer contenido interesante que pueda ayudarnos a mejorar, buscar información sobre aquellas áreas del negocio que no dominamos, informarnos sobre las tendencias del mercado o lo que está haciendo la competencia…

¿Qué hacer para conseguir clientes nuevos?

Ahora ya cuentas con más opciones para conseguir clientes.

Aprovecha los datos de los compradores para comprender y predecir su comportamiento.

El tráfico de clientes, es decir el número total de clientes que recibe un establecimiento o ecommerce en un determinado periodo, es uno de los indicadores comerciales que hay que medir para poder mejorarlo.

Incrementar al máximo la frecuencia de personas que te visitan, tiene una lógica correlación positiva con la cifra de ventas.

No se trata de implementar todas las ideas anteriores de golpe sino de probar las que consideres más adecuadas para tu negocio.

Los principales actores minoristas son proactivos a la hora de buscar clientes, así que, hay que asumir el mando, probar cosas nuevas y aprender de ellas, ya iremos afinando la estrategia poco a poco. 

Las grandes cosas son difíciles de hacer, pero se componen de muchas acciones pequeñas, fáciles de implementar, ¡empecemos por ahí!